Connect with us

Economía para Principiantes

No todo está perdido

Cuando hemos tenido oportunidad de visitar los centros de alta especialidad del país, nos damos cuenta de que no todo está perdido.

Avatar

Published

on

Tal vez, una de las áreas que ha representado un mayor reto para la 4T, es la atención a la salud y sus múltiples contrastes, porque si bien es cierto que en muchas regiones del país, se vuelve imposible el acceso a un médico, y ni que decir a servicios de laboratorio u hospitalarios, también es cierto que contamos con algunos de los mejores institutos de especialidades, no solo en América, si no seguramente en el mundo.

¿Cómo lograr un Sistema de Salud integral que nos brinde las mismas oportunidades de atención a todas y a todos los mexicanos? Las respuestas son muchas, y además, combinadas, ya que no existe una varita mágica que nos permita hacerlo. Es cierto, el presidente se apresuró a decir que pronto, nuestro Sistema de Salud se equipararía al de los países nórdicos o Canadá, pero seguramente lo hizo a manera de provocación para centrar la atención en algunas cosas que nos interesan: la insultante corrupción en la compra de medicamentos, lo que posibilitó, entre otras cosas, que sucedieran hechos desafortunados como las dosis de agua que compraba el gobierno de Veracruz. En ese sentido la lógica es muy simple: si logramos reducir los costos en la compra de medicamentos a través de compras consolidadas, los ahorros podrían destinarse a mejorar la infraestructura o la compra de equipos médicos.

Otra realidad es la inmensa cantidad de “elefantes blancos” heredados, cuyo diseño se pensó para convertirlos en hospitales, pero que en el mejor de los casos, se quedaron “a medias”. Si a ello  agregamos la obsolescencia de tantos y tantos hospitales, nos estamos acercando a la raíz de los problemas.

Contamos con personal lo suficientemente capacitado, pero a la vez infravalorado salarialmente. Toda reingeniería que se esté pensando, debe pasar por una mejora sustancial en las condiciones laborales de nuestro personal médico, tal vez en un esquema similar, al de la recuperación anual del salario mínimo, que en un plazo perentorio se traduzca en realidad.

Desafortunadamente, los cambios son de tal magnitud que no podemos esperar resultados a tan corto plazo, máxime cuando se vino a atravesar la pandemia provocada por el virus Sars -Cov-2. Hemos escuchado muchas críticas sobre el manejo de la misma, pero poco nos hemos dado cuenta que los mismos problemas han estado enfrentando países mucho más desarrollados, y que nuestras condiciones son completamente diferentes, es más, nuestra misma idiosincrasia es diferente. ¿Hubiese sido más deseable mano dura y medidas mucho más restrictivas? Es difícil saber si una Ciudad como la de México hubiese aguantado toques de queda por ejemplo, lo que pudo haber llegado a a ocasionar otro tipo de conflictos sociales mucho más apetitosos para el desarrollo del virus.

Cuando hemos tenido oportunidad de visitar los centros de alta especialidad del país, nos damos cuenta de que no todo está perdido.El nivel de atención, de calidad médica y de calidez humana, nos hace refrendar lo dicho por nuestro presidente. Debemos aspirar a que éste sea nuestro estándar. Debemos soñar que si se puede y trabajar para conseguirlo.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes