Connect with us

Capital Político

Sí, Claudia perdió, ¿pero fue sólo su culpa?

Cierto que perdió la plaza, ¿pero fue sólo culpa suya?

Avatar

Published

on

Mucha tinta ha corrido sobre la dolorosa derrota sufrida por Morena en la Ciudad de México, cuando en junio la oposición les arrebató más de la mitad de las alcaldías y la mayoría en el Congreso capitalino.

¿Que los morenos pecaron de soberbios?

Por supuesto, daban por hecho que la pura marca los haría ganar, y seguían presumiendo los 30 millones de votos obtenidos en 2018.

¿Que hubo malos candidatos?

No sólo malos, sino pésimos; con amplios historiales de corrupción, que pensaron que serían olvidados por los votantes. Se equivocaron.

¿Que pesó la tragedia de la Línea 12?

Ni duda cabe, pero más que la tragedia en sí, lo que indignó fue el pésimo manejo del “incidente”, sobre todo por la falta de empatía del gobierno con las víctimas.

¿Que afectó la pésima gestión de los alcaldes de Morena?

Está claro, no sólo en las alcaldías donde perdieron, sino en varias que ganaron, como Gustavo A. Madero, Iztacalco, Xochimilco o Tláhuac, por ejemplo, donde, a pesar de sus pésimos gobiernos, alcanzaron el triunfo.

¿Que hubo traiciones?

Desde el principio y de todos lados; lo mismo entre líderes del partido que entre aspirantes a la Presidencia de la República.

¿Que la clase media estaba harta de las políticas implementadas por el gobierno de la 4T?

Quedó muy claro con la composición geopolítica que se dio tras los comicios, y que dejó en claro que ese sector se la cobró a los morenos.

Si todos esos factores incidieron para que Morena fuera avasallado, por mucho que académicos del gobierno capitalino digan que ganaron, ¿por qué culpan solamente a Claudia Sheinbaum?

Que la jefa de Gobierno tiene responsabilidad en el fracaso, no hay la menor duda, pues sus decisiones dividieron la estructura del partido, congelando la operación. También porque apostó por cartuchos quemados como René Bejarano y sus incondicionales, que fallaron.

Eso es cierto, ¿pero alguien se ha atrevido a medir qué tanto pesaron las erradas decisiones tomadas desde Palacio Nacional y que Claudia tuvo que pagar por no diferenciarse de las que molestaban a la clase media capitalina?

Por supuesto que no. Nadie en Morena se atrevería a insinuar siquiera que las decisiones presidenciales afectaron la votación del partido en la capital del país, llevándolos a la peor derrota de la izquierda desde que en 1997 llegaron al poder.

Lejos de hacer una verdadera autocrítica que los lleve a un diagnóstico certero de la derrota, los dirigentes exculpan de todo a su líder y prefieren echarle la culpa a quienes se disputan la candidatura presidencial del 24.

Claudia la responsabilizaron y, aunque en un principio se defendió, al final decidió no sólo apechugar, sino aceptar la receta que le dictan desde Palacio Nacional para seguir la línea de los duros de Morena, sin tener la garantía de que eso le ayudará a recuperar la ciudad.

Cierto que perdió la plaza, ¿pero fue sólo culpa suya?

 

  • CENTAVITOS

La Escuela de Administración Pública de la CDMX mostró su lado moreno al dejar colgados de la brocha a los alumnos que cursaron un año del diplomado de gestión y proceso parlamentario, iniciado en 2018 y concluido en 2019. A más de dos años, y luego de cumplir con todos sus trabajos, exámenes y asistencias, los estudiantes que solicitaron sus respectivas constancias fueron notificados de que no recibirían nada, porque no tenían conocimiento de que hubieran cursado el diplomado. De los 30 inscritos, sólo 12 —casualmente ligados a Morena— recibieron su constancia.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes