Connect with us

Economía para Principiantes

Apuntes sobre la inflación

Desafortunadamente, las metas inflacionarias para este año en nuestro país, han sido ampliamente rebasadas.

Avatar

Published

on

La inflación es un fenómeno que afecta a toda la población en general. Es, en los hechos algo parecido a un impuesto regresivo, ya que no hace distingos entre quienes más tienen o los más desfavorecidos.

En nuestro país, la inflación se mide de manera oficial a través del llamado Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y desde el año 2011, es el INEGI la Institución que tiene la facultad exclusiva de medirlo, de conformidad a la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica. Anteriormente, lo hacía el Banco de México, pero dado que es la Institución responsable de mantener la estabilidad económica en la materia, no podía ser juez y parte de un mismo proceso.

Según el INEGI, El INPC es un indicador económico global cuya finalidad es la de medir, a través del tiempo, la variación de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares del país, y he aquí el detalle de fondo, ya que una buena cantidad de los 299 productos que integran esa “canasta”, se encuentran fuera del alcance de los bolsillos o de las necesidades primordiales de muchos de los mexicanos.

Por poner un ejemplo, la gran mayoría de los mexicanos no utilizan el transporte aéreo como medio cotidiano de transporte, o come cortes especiales de res, asiste a eventos deportivos, hace uso de televisión satelital, compra videojuegos, o cristalería. Así que el cambio en el nivel de esos precios, solo afecta a una parte de la población. En cambio, productos como los jitomates, las tortillas, los huevos o el gas doméstico, afectan casi al totalidad de la población.

Año tras año, en el paquete económico, el Banco de México, a través de la Secretaría de Hacienda, fija sus objetivos inflacionarios, los cuales no han tenido gran variación en los últimos años, y rondan alrededor del 3 por ciento, más menos un punto porcentual. Ese cálculo cobra importancia cuando los economistas y políticos hacen referencia al término “real”, que resulta cuando se resta de cualquier cifra, a la inflación. Por ejemplo, si el tamaño de la economía (PIB) de un país creció el año pasado 10 por ciento y la inflación fue de un 6 por ciento, se dice que la economía creció en términos reales un 4 por ciento.

Desafortunadamente, las metas inflacionarias para este año en nuestro país, han sido ampliamente rebasadas, ya que al cierre del mes de septiembre, nos ubicamos alrededor de los seis puntos porcentuales, y si consideramos que la expectativa de crecimiento económico, es de alrededor de cinco por ciento, todo indica que en términos reales, decreceremos uno por ciento.

Muchos economistas se jactan de sus conocimientos al afirmar que los aumentos de los energéticos no son inflacionarios, lo que es contrario a la sapiencia del pueblo que sabe que cuando suben la gasolina o el gas L.P., lo demás sube en cascada, y en efecto, el pueblo es sabio o ¿no?

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes