Connect with us

Economía para Principiantes

El dilema de los próximos meses

Todo indica que se nos viene una crisis de gran calado y gran duración.

Avatar

Published

on

Un análisis rápido sobre las finanzas públicas de nuestro país nos sitúa en un escenario que presenta varias complejidades. Por un lado, el gasto público programable, es decir, aquel que se destina “libremente” a ala adquisición de bienes y servicios, en 2021 fue superior en 11.1 por ciento en términos reales al efectuado en 2018, o sea que se ha registrado un avance importante, a pesar de la pandemia, sin embargo, las inercias de gasto son la otra cara de la moneda. Un ejemplo de ello es el pago de las pensiones que en ese mismo periodo 2018- 2021 ha crecido 16.7 por ciento en términos reales, y además de enero a abril de este año, ha crecido un 6.2 por ciento.

Como lo hemos tratado de explicar en esta columna, al tratarse de una sola cobija presupuestal, si el gasto inercial aumenta, y por ende lo hace el gasto programable en bienes y servicios, el monto que nos queda para destinar a la inversión pública ha terminado pagándolos platos rotos. Así, la inversión pública realizada en el primer trimestre de 2022 ha sido inferior en 4 por ciento a la del mismo periodo de 2019.

Lo anterior parecería difícil de creer, ya que están en marcha obras de gran calado como el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el Tren Transístmico que conectará a los dos grandes océanos que nos conectan de uno y otro lado del país. Con todo ello, la inversión pública aunque ha crecido recientemente, no ha recuperado ni siquiera el nivel con el que comenzó esta administración.

A ello habría que agregar la política de entregas de dinero a los grupos más vulnerables, que ha ido en aumento, tratando con ello de reducir la brecha de quienes más y quienes menos tienen.

Para Enrique Quintana del Financiero, “el problema se agrava porque en esta administración también se ha caído la inversión privada. Aunque en los últimos trimestres la tendencia ha sido al alza, de acuerdo con la información que ayer dio a conocer el Inegi, el volumen de inversión privada que se realizó en el periodo enero-marzo de este año es inferior en 11 por ciento a la del mismo lapso de 2019, es decir, en el primer trimestre completo de esta administración. De hecho, el nivel actual es inferior en 12 por ciento al máximo histórico, que se presentó en el primer trimestre de 2018”.

Sin inevrsión pública, sin inversión privada, con la inflación por las nubes, com las
tasas de interés al alza y con unas tasas de desempleo que no vislumbran un futuro halagüeño, las cosas lucen un tanto complicadas. Por supuesto, todas estas no son condiciones exclusivas de nuestro país y todo indica que se nos viene una crisis de gran calado y gran duración, lo que nos obligará a buscar soluciones sobre la marcha, pero estoy seguro de que para eso a los mexicanos nos sobra la capacidad.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes