Connect with us

Economía para Principiantes

La importancia del Gran Premio de México

Asistimos a uno de los eventos de mayor magnitud en el mundo, no solo en nuestro país.

Published

on

No es nuestra costumbre de escribir cosas de índole un tanto personal, salvo que nuestro ejercicio profesional lo justifique. Adelanto que esta es una de esas ocasiones.

Soy oriundo y hasta la fecha habito en la Alcaldía Iztacalco, a escasos metros de lo que el fin de semana fue el centro de atención de todo México, el Autódromo Hermanos Rodríguez y obvio, el Gran Premio de la Ciudad de México, si a ello agregamos que soy fanático del automovilismo, entenderán un poco más las razones detrás de este artículo.

Abordaré el tema desde tres ópticas diferentes: el vecino, el aficionado y el ciudadano de esta gran urbe. En primer lugar, aunque todo parecería un caos -de hecho, esta parte de la ciudad se convierte en uno-, muchos de los vecinos gozan de una derrama económica que no se vive sino cada fin de semana de Gran Premio. La renta de espacios para estacionarse que organizan los vecinos, la venta de comida por doquier y la venta de souvenirs -sin entrar en el dilema de si son piratas o no-, representan una derrama económica importantísima. Agreguemos a ello la ocupación de los hoteles de la demarcación, lo que venden las tiendas ubicadas alrededor de la Magdalena Mixhuca, etc.

Los problemas vienen un día después, cuando la Alcaldía tiene que enfrentarse a el restablecimiento de todos los servicios para la ciudadanía. No me quiero ni imaginar la cantidad de basura que se genera, por decir un ejemplo.

Como aficionado, debo decir que asistimos a uno de los eventos de mayor magnitud en el mundo, no solo en nuestro país. Una magnífica oportunidad para demostrar de lo que somos capaces de hacer en nuestro país cuando querremos hacer las cosas bien y cuando se unen los intereses de la iniciativa privada y los entes públicos. Coordinación, apoyo, conjunción de esfuerzos, digamos que una especie de oasis en la confrontación permanente en que vivimos los mexicanos.

Como ciudadano, más allá de sentir el orgullo de mostrar nuestra ciudad en el mundo, pienso en la importancia económica del evento, misma que se calcula alrededor de los 400 millones de dólares, lo que puede impactar de manera positiva en las finanzas públicas de la ciudad. Cada boleto paga impuestos, cada empleo paga impuestos, cada servicio prestado debe generar una contra prestación a las arcas públicas.

También pienso en la capacidad logística con la que contamos. Controlar el flujo de 400 mil asistentes durante tres días, con todo lo que ello implica es una labor demasiado compleja. Cabe decir que debido a que se ha cumplido con la tarea, el evento ha sido confirmado con su renovación hasta el año 2025.

Entiendo los temas negativos colaterales. La contaminación auditiva, ambiental, la generación de basura, etc. Pero creo que, si ponemos en una balanza los pros y los contras, los resultados son más que positivos, por ello no comparto las críticas que se hacen, porque si algo necesita nuestra ciudad es de recursos frescos y de promoción turística y mejor evento para ello, no existe.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes