Home Influyentes Colaboradores Acechados por la intolerancia 

Acechados por la intolerancia 

Acechados por la intolerancia 
0

Alejandra Martínez

En el terreno internacional, este 2019 inició con malas noticias para la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual Travesti, Transgénero, Transexual, Intersex (LGBTTTI), primero por el anuncio hecho por el nuevo presidente de Brasil sobre la eliminación en ese país de los programas sociales en materia de Derechos Humanos para dicho sector, y segundo por el ataque en Chile, dos personas que fueron quemadas.

Ambos hechos son reflejo de la intolerancia que existe a nivel social y gubernamental en contra de todo aquello que, en preferencias sexuales o de género, resulte diferente a lo considerado como “norma” o “normal”, a pesar de los avances que en diversos países se ha tenido en el terreno legal.

Lo que presenciamos en la escena internacional no sólo es reflejo de la derechización de la sociedad y de algunos gobiernos en América Latina, sino de la poco o nula tolerancia que parecía ya estaba superaba y nunca más volvería a registrarse.

Sin embargo, cuando nos enteramos de hechos como el de Chile, en donde se quemó a dos personas con agua hirviendo bajo el argumento de que tenían preferencias sexuales distintas a lo que la mayoría de la población reconoce y acepta como normales, sólo queda preguntarse ¿qué ha pasado en nuestras sociedades con la agenda de la diversidad?

En México por desgracia las cosas no son muy diferentes, porque si bien desde hace 25 años se realiza la marcha LGBTTTI, los crímenes de odio por homofobia siguen registrándose. En agosto pasado la activista Lolkin Castañeda reveló que  se tenían cuantificados 26  asesinatos, principalmente en Nuevo León, Guerrero, Michoacán, Tabasco, Yucatán, Veracruz y la Ciudad de México.

Si analizamos los estados donde se han registrado estos crímenes observamos que en algunas de esas entidades se registra un alto nivel de violencia, como en Guerrero y Veracruz; otras son sociedades muy conservadoras, como Michoacán,  o incluso “de vanguardia” como la Ciudad de México, o sea que no existe un patrón evidente para encontrar el motivo por el cual en esos estados hay más riesgo que en otros.

Tal vez lo que hay en esas entidades es mayor denuncia de un mismo hecho que por igual se verifica en todas las demás; tal vez el riesgo efectivamente es más alto debido a las características socio-culturales de cada entidad, o porque el marco legal local es más débil. En todo caso lo que resulta evidente es la ausencia de una autoridad comprometida con la defensa de cualquier persona, sin importar su preferencia u orientación sexual.

Jair Bolsonaro, actual presidente de Brasil, llegó al cargo en medio de diversas polémicas, una de las cuales se debe precisamente a las declaraciones que ha hecho en contra de la comunidad LGBTTTI. De hecho, apenas habían transcurrido 24 horas de su rendición de protesta cuando anunció que los apoyos sociales en materia de Derechos Humanos quedaban cancelados para ese sector de la población.

Esto cobró mayor relevancia porque en Brasil existen algunos de los grupos y activistas más fuertes y aguerridos en el contexto latinoamericano, razón por  la cual el anuncio del mandatario carioca ocasionó severas críticas en las redes sociales.

Así las cosas, el reto en Brasil, en Chile y desde luego en México y toda América Latina, es frenar los crímenes de odio para erradicar la cifra; a tal fin urge implementar políticas de protección, pero sobre todo iniciar una fuerte campaña de educación para el respeto de todos hacia todos y todas, incluyendo a las personas que decidan optar por formas alternativas de amor, quienes no por ello deben enfrentar la crítica social o incluso el peligro de muerte.

Una parte de este trabajo le corresponde al gobierno, a través de las escuelas, pero otra, la más fuerte e importante, tiene que generarse en el seno familiar, donde los padres deberán ir formando generaciones tolerantes y respetuosas. Si esto no se logra, los crímenes de odio por homofobia simplemente no van a desaparecer.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.