Alejandra no puede sola

0

Apenas el viernes pasado Miguel Ángel Mancera basificó a 10 mil trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México que estaban por honorarios, y ayer Alejandra Barrales fue ungida por la burocracia capitalina como su candidata a la Jefatura de Gobierno.

Santas casualidades, diría el joven maravilla (no Ricardo Anaya, sino Robin), que hace apenas unas semanas Mancera ponía en duda la masiva basificación debido a que no había dinero para ello en la Ciudad, y dos días antes de la veda electoral la firmó.

¿Por qué el jefe de Gobierno compromete los recursos de la capital a tres semanas de separarse del cargo, dejando una pesada carga financiera a quien lo sustituya?

Contrario a lo que decía Robin, en política no hay casualidades, y es claro que lo hace con el interés de apoyar la campaña de Barrales, que sin ese tipo de acciones no tendría ninguna oportunidad de ganar.

Ni tarda ni perezosa, Alejandra aprovechó el regalo y dos días después cerró campaña ante miles de burócratas acarreados por su líder Juan Ayala. Ahí les prometió que si la apoyan les dará un supercontrato colectivo.

A los acarreados les recordó que de 2000 a 2006 fue la peor época para los sindicalizados, porque “ya saben quién” les quitó diez por ciento de sus quincenas, tal como lo hizo la maestra Delfina en Texcoco.

No les mencionó que cuando eso pasaba ella era diputada y jamás se pronunció en contra de “todos saben quién”. Al contrario, lo apoyó para que buscara la Presidencia dos veces.

Es evidente que Barrales requiere de todos los trucos para ser competitiva, pues sola no tendría oportunidad. Pero con un fanfarrón como Juan Ayala, que ni siquiera pudo ganar un distrito en 2015, menos chance tendrá.

No, Alejandra y el Frente tendrán que sacar a las calles a sus mejores gallos para hacer campaña con ella. Y es ahí donde la cosa se pone difícil, pues quienes pueden dar un poco de nivel a los frentistas no pertenecen a las tribus.

En las boletas tendrán que estar al menos Armando Ahued y Salomón Chertorivski; el problema es dónde los ponen, porque los caciques pelean el Senado y no alcanza para todos.

Pero también están las diputaciones locales y federales, así como en las alcaldías, y el Frente tendrá que voltear hacia líderes sociales o figuras públicas inmaculadas, para lavarse la cara y ayudar a su candidata a la Jefatura de Gobierno.

Si lo hacen tendrán buenas posibilidades de derrotar a Morena, pero eso significaría sacrificio de posiciones de las tribus. Por eso ayer se pospuso una semana el Consejo Político del PRD que definirá las candidaturas.

CENTAVITOS… Por cierto, quien sigue vivito y coleando para el Senado es Víctor Hugo Lobo, que el fin de semana llenó la explanada de la GAM para ratificar que va. El delegado tiene con qué y desde hace rato se la deben…
Parece que en Iztapalapa el PRD aún no cierra heridas, pues en la visita de Barrales el sábado algunos le hicieron vacío a Dione Anguiano. Ni los diputados Arturo Santana ni Francis Pirín —dos líderes de la zona—, ni Alfredo El CamarónHernández Raigosa se dejaron ver por allá.

Los tres tienen aspiraciones, pero Dione insiste en su sobrina Karen Quiroga… Más que Mucio, debe llamarse “Mustio” Hernández, pues el titular del Info-DF dejó el cargo para unirse al proyecto de Morena en Iztapalapa. Mucio es el mismo al que Leonel Luna quería imponer en la CDHDF, a pesar de que todo mundo sabía de sus ligas con René Bejarano. Vaya ¿pifia? la que estuvo a punto de cometer Luna.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/2018/02/12/1219698

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.