Home Grilla CDMX Capital Político ¿Alguien pela a Amieva?

¿Alguien pela a Amieva?

0

Si antes de las elecciones nadie le hacía caso a José Ramón Amieva, quien llegó a la Jefatura de Gobierno como sustituto de Miguel Ángel Mancera, ahora que arrasó Morena la capital, menos.

Y es que cuando se fue Mancera a buscar una senaduría plurinominal del PAN por Chiapas —la cual consiguió—, propuso a Amieva como su sustituto, solamente que en la Asamblea Legislativa le regatearon la ratificación.

Hubo grupos de la élite perredista que se opusieron abiertamente, e incluso en una reunión, precisamente en Chiapas, Los Chuchos le manifestaron al exjefe de Gobierno que no confiaban en su propuesta.

Eso motivó a que las tribus en Donceles no se pusieran de acuerdo y prolongaran la ratificación, que finalmente se dio semanas después, ante la insistencia de Mancera.

Aunque fue apoyado unánimemente por los diputados, Amieva llegó muy disminuido por tres cosas: primero, porque nadie lo eligió en las urnas; segundo, por el regateo que le hizo el PRD, y tercero, porque fue impuesto justamente cuando su exjefe estaba más debilitado.

Aunado a esto, el funcionario sustituto optó por mantener no un bajo, sino un bajísimo perfil. Parecía presa del pánico y los primeros días ni siquiera celebró actos públicos, lo que aumentó la percepción de un vacío en el gobierno.

Después vinieron algunos desencuentros con líderes del PRD por el tema de la reconstrucción, y la poca autoridad que representaba acabó por desaparecer.

Entre los perredistas siempre existió la creencia de que Amieva estaba jugando con dos cachuchas, pues llevaba tiempo colaborando con los morenos… al menos eso decían y, por el escaso apoyo a las candidaturas del Frente, eso pareció.

Quizás el único golpe de timón, que pretendió ser un manotazo sobre la mesa y acabó en una palmadita, fue la remoción de Hiram Almeida como secretario de Seguridad Pública, aunque es fecha que no puede imponer a un jefe policiaco nuevo.

A Almeida lo corrió porque le caía gordo, dicen en el primer círculo mancerista, y se trató más de un ajuste de cuentas que otra cosa. Aunque tampoco era muy defendible, pues el exjefe de la Policía Preventiva hizo uno de los peores trabajos que se recuerde en esa área.

Apenas el lunes, el jefe de Gobierno les pidió a los diputados de la ALDF que llamaran a un periodo extraordinario de sesiones para aprobar las reformas al Presupuesto 2018, a fin de que se puedan liberar cerca de dos mil millones de pesos para la reconstrucción.

A lo mejor sí se hace el extraordinario, pero no porque lo solicite Amieva, sino porque las fracciones en la ALDF quieren aprovechar para hacer algunos nombramientos en los órganos autónomos antes de que llegue Morena con su mayoría en septiembre.

Y, si el jefe de Gobierno sustituto era de por sí muy débil, ahora que le abrió la puerta a Claudia Sheinbaum para que participara en el diseño del próximo Presupuesto de la CDMX, aunque asumirá hasta el 5 de diciembre, todo el mundo ya sabe con quién hablar.

Por supuesto, no es con Amieva.

CENTAVITOS… Ayer, Nashieli Ramírez, presidenta de la CDHDF, se reunió precisamente con Sheinbaum para acordar una agenda básica de derechos humanos, tan importante para esta ciudad. Qué distinto que Claudia haya tenido que ir a la sede de la Comisión y que Nashieli la haya recibido en el marco de la institucionalidad, a que personajes como la primera visitadora Hilda Téllez eche flores a los morenos y asista a la presentación del programa de gobierno de quienes arribarán a finales de año a la Jefatura de Gobierno.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/alguien-pela-a-amieva/1251541

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.