Home Grilla CDMX Capital Político Apanica a partidos la fiscalización

Apanica a partidos la fiscalización

0

Si desde la semana pasada arrancaron oficialmente las campañas para senadores, diputados federales y jefe de Gobierno en la CDMX, más de uno se preguntará por qué las calles de la capital no están atiborradas de bardas, espectaculares y pasacalles, por ejemplo.

La respuesta es muy sencilla: los líderes de partidos y caciques territoriales están apanicados —y lo que le sigue— con la fiscalización de recursos por parte del Instituto Electoral capitalino, cuyos miembros están más bravos que el SAT.

En cada evento, por muy pequeño que sea, hay gente del IECM tomando nota de camiones, camisetas, bocinas, gorras y todo lo que se utilice, para empezar a llevar las cuentas a los candidatos.

Considerando que cada aspirante a gobernar la CDMX puede gastar un máximo de 30 millones de pesos, nadie quiere pintar bardas o poner espectaculares, pues de inmediato se los cargarán a la cuenta.

Si alguien gana, pero se le pasa la mano y rebasa ese límite, su triunfo sería anulado.

Por eso llama la atención que la candidata de la alianza de Por la CDMX al Frente, Alejandra Barrales, haya iniciado su campaña en lugares tan grandes como la Arena Ciudad de México y el Monumento a la Revolución, pues ambos espacios cuestan una lana.

Aunque hayan sido prestados “de cuates”, se hace el cálculo de cuánto costaría rentarlos y se anota como gasto, lo mismo que los autobuses para el acarreo, las gorras, banderas, templetes, aparatos de sonido y hasta los tamales.

Caso contrario el de Claudia Sheinbaum, quien arrancó su campaña en un lugar cerrado, con poca gente, y así seguirá la mayor parte de estos tres meses, pues por nada del mundo quiere que la puedan tirar por hacer mal las cuentas.

Esto no quiere decir que no vaya a haber bardas o mantas, pero a lo mejor se esperan a que inicien —a finales de este mes— las campañas para diputados locales y alcaldes, que tienen un presupuesto autorizado de 20 millones de pesos, para disfrazar gastos.

Esto también pega a los empresarios oficiosos que siempre quieren quedar bien con los favoritos y se acercan a preguntar “si se ofrece algo”. Como no se puede gastar a discreción, a muchos les están diciendo que por debajo del agua aporten.

En general, los partidos guardarán su dinero —entre oficial, privado y mal habido— para gastarlo el mero día de la elección en el acarreo de votantes.

CENTAVITOS… Ni la burla perdonan los frentistas, pues nadie sabe si fue en serio o en broma que la perredista Beatriz Mojica haya presentado a Miguel Ángel Mancera como el elemento necesario para ayudar a recomponer la seguridad de Guerrero, donde inició su gira para promover el Gobierno de Coalición del Frente. Seguro no pondrá como ejemplo su trabajo en la CDMX, donde la delincuencia ha impuesto su ley, ¿o sí? Aunque seguramente muchos estarán rezando para que envíe a esas tierras a Hiram Almeida y, con ello, quitárselo de encima a los capitalinos… Por cierto, tierno se veía Mancera con su camisetita blanca con los logos de los tres partidos en pequeño y su apellido con letras gigantes, mientras los demás sólo usan el emblema del Frente. ¿Será complejo o en serio sí cree que su nombre es una marca ganadora? Qué bueno que su autoestima ande por las nubes, luego del tiradero que dejó en la capital… Se supone que la ALDF analiza el nombramiento del nuevo jefe de Gobierno, pero aún no hay acuerdo, pues más de uno duda de José Ramón Amieva. Mientras, la reconstrucción sigue en el olvido y el gobierno carece de agenda.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/apanica-a-partidos-la-fiscalizacion/1230605

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.