Home Política y Gobierno Capital Político Chamaquean de nuevo a Mancera

Chamaquean de nuevo a Mancera

0

La supuesta habilidad política que Miguel Ángel Mancera había mostrado para hacerse del PRD ha desaparecido, ya que después de haber sido considerado como presidenciable, hoy anda cascareando por hueso.

Al llegar, en 2012, a la Jefatura de Gobierno —con la votación más alta en la historia para un candidato— y guiado por Héctor Serrano en la Secretaría de Gobierno, Mancera se apoderó de la ALDF y del PRD capitalino.

Ningún jefe de Gobierno, incluyendo a “ya saben quién”, había sido tan poderoso: en 2012 instaló a Manuel Granados como líder de la Asamblea Legislativa, y a Raúl Flores como presidente del sol azteca en la ciudad.

Todavía le alcanzó para empujar el año pasado a Alejandra Barrales a la presidencia nacional del PRD, y después meter como sustituto al propio Granados, cuando Alejandra salió a pelear la candidatura por la CDMX.

Su poder parecía real, hasta que sus aspiraciones presidenciales fueron cortadas de manera abrupta por una decisión cupular, que incluso la propia Barrales se encargó de hacer pública al bajarlo de su nube.

La hoy candidata a sucederlo en la CDMX anunció que Mancera no tendría oportunidad de ser candidato presidencial del Frente por México. Que el bueno sería Ricardo Anaya y que, en todo caso, el mandatario podría ayudarlo en la campaña.

Esa humillación pública ocasionó la molestia del jefe de Gobierno, que incluso amenazó con dinamitar el Frente, pero su enojo fue sofocado por las fuerzas políticas y tuvo que aceptar, a regañadientes, entrar a la disciplina.

Después de quedar al margen de la aspiración presidencial, a Mancera le buscaron una salida “digna”, y le ofrecieron ser senador plurinominal por el PAN, en espera de que el Frente ganara la elección y se integrara al Gabinete.

La idea es que si triunfa AnayaMancera se convierta en su jefe de Gabinete, eso si le cumplen. Si pierde, entonces asegura un lugar en el Senado, desde donde podrá protegerse con el fuero ante cualquier intento de venganza de sus enemigos.

Todo iba bien hasta que el PAN le impidió que eligiera a su suplente senatorial y ahí es donde el jefe de Gobierno pierde por todos lados. Si gana el Frente, él pierde y la curul se la quedan los blanquiazules; si pierde Anaya, sólo podrá ser un senador más.

O sea, si a Mancera ya se lo habían chamaqueado con su aspiración presidencial, se lo volvieron a chamaquear con sus intenciones de llegar al Senado. Y aún falta ver si no le anulan la candidatura.

De lo malo, lo bueno es que Julio César Serna —su colaborador más completo, que iba a ser su suplente— se integrará como jefe de campaña de Barrales en la CDMX, lo cual debe ser una buena noticia para la candidata.

Porque Julio César ya estuvo en la campaña de Mancera hace seis años y conoce bien los entretelones. El asunto es que el equipo de Barrales, regularmente con muchas telarañas, lo deje operar.

No vaya a ser la tercera chamaqueada a Mancera.

CENTAVITOS… Ahora resulta que Alfredo El Camarón Hernández niega haberse reunido alguna vez con Ricardo Monreal para ver asuntos electorales, así lo deja ver en una carta. Quizá Monreal se reunió con un holograma o algún clon de El Camarón, o quienes estuvieron ahí malentendieron el motivo de la reunión, como seguramente también le pasó a Jesús Valencia, con quien dicen que el crustáceo de Iztapalapa también ha platicado. Eso sí, lo único seguro es que —afirma el propio Alfredo-, con Morena ni a la esquina.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/2018/03/05/1224252

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.