Cocina ya Morena el 2018

0

Como ha sido tradicional en la corta vida de ese partido, llegó julio y Morena dará a conocer el próximo domingo la convocatoria para que sus militantes que estén interesados en una de las casi mil 500 candidaturas para 2018 se anoten de una vez.

Quienes aspiren a ser “promotor de la Soberanía Nacional” —vulgo, candidato— en alcaldías, gubernaturas, diputaciones, concejales y sobre todo Gobierno de la CDMX, tendrán que ajustarse a las reglas internas del partido.

La cosa es relativamente sencilla, pues en cada posición se buscará que los aspirantes lleguen a un acuerdo entre ellos; de lo contrario se aplicará una encuesta —dedazo— y listo, se harán oficiales las candidaturas.

Desde luego que la designación de los “promotores” en todo el país tiene su atractivo, pero la designación que llama la atención es la del candidato al Gobierno de la CDMX, donde por supuesto no habrá acuerdo y se recurrirá a las benditas encuestas.

Y ahí estará el truco, pues la encuesta para decidir a quién elige Morena como su representante en la capital entre Claudia SheinbaumRicardo Monreal y Martí Batres estará en control del equipo que desde el PRD formó Andrés Manuel López Obrador.

Hay de dos sopas: una es que el sondeo a población abierta —o sea, a todos los capitalinos sin importar que sean militantes o no— lo realice la Comisión Nacional de Encuestas de Morena, bajo el control absoluto de López Obrador.

La otra, que sea una encuestadora externa, como la de Covarrubias, que es de las favoritas del tabasqueño, y en donde igualmente el resultado estaría bajo el yugo del presidente del partido.

A partir del domingo, los aspirantes contarán con cerca de dos meses —según la tradición morenista— para afianzar sus acuerdos, porque a más tardar a principios de septiembre se nombrará a todos los promotores, que con toda seguridad serán los candidatos.

A excepción del gobierno capitalino, donde la lucha es entre Sheinbaum y Monreal, en algunas delegaciones la cosa está prácticamente cantada.

Por ejemplo, en Álvaro Obregón está más que puesta la senadora Layda Sansores; en GAM repite el veterano Ramón Jiménez, adorador de Hugo Chávezy del presidente norcoreano, Kim Jong-Un, y en Iztapalapa repetiría Clara Brugada.

Para Benito Juárez los morenos se inclinarían por la exsobrecargo Lety Varela o su pareja, el yucateco René Cervera, y para Miguel Hidalgo hay quienes quieren empujar a Mario Delgado.

Y aunque Batres insiste en meter a su paje Gerardo Villanueva en Coyoacán, El Peje quiere que repita Bertha Elena Luján o, en el peor de los casos, su hija Luisa María Alcalde, para refrescar un poco el panorama.

En Tlalpan, Xochimilco, Tláhuac, Azcapotzalco y Cuauhtémoc el partido les correrá la cortesía a los actuales jefes delegacionales para que sean ellos quienes propongan a sus sustitutos; el único seguro es el diputado Néstor Núñez en lugar de Ricardo Monreal.

Como quiera, la gran fiesta morena rumbo al 18 arranca formalmente el domingo.

CENTAVITOS… Muy indignada salió Tanya Müller de la audiencia pública organizada por la ALDF para hacer observaciones al Programa General de Desarrollo Urbano en la Ciudad de México, donde fue abucheada. Luego de su pésima administración como titular del Medio Ambiente de la capital ni modo que esperara aplausos… Miguel Ángel Mancera exige a la Federación diez mil millones de pesos extras para evitar una catástrofe por inundaciones en la capital y tiene razón. La pregunta para el jefe de Gobierno sería si apenas se dio cuenta de ello, porque ya lleva cinco años en el cargo.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/2017/07/06/1173972

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.