Home Influyentes Colaboradores Comercio popular, un respaldo para las madres solteras de México

Comercio popular, un respaldo para las madres solteras de México

Comercio popular, un respaldo para las madres solteras de México
0

Diana Sánchez Barrios

Miles de madres mexicanas despiertan cada día con un solo pensamiento en la cabeza: sacar adelante a sus hijos sin importar cuánto trabajo cueste. Ya sean dobles jornadas, horas extra, negocios alternos, venta de productos, de comida y un sinfín de opciones.

Muchas de ellas son madres solteras, valientes mujeres que representan al 33 por ciento del total en México, de acuerdo a la última cifra del INEGI. De ellas, más de la mitad apenas cuentan con estudios de secundaria, lo que les complica el duro camino de darle sustento a una familia entera y han encontrado una vía de supervivencia en el comercio popular.

Saben cocinar y venden comida; saben convencer y venden productos. Con jornadas dobles, y horarios que inician desde las cuatro de la mañana alcanzan salarios dignos para garantizar educación, vestido y calzado a sus menores.

Además, cuentan con la posibilidad de llevarlos a su trabajo, y no padecer las limitaciones que muchos patrones obligan a aceptar, como horarios inflexibles por sueldos mínimos, que no pagarían una guardería.

Según el INEGI el 75 por ciento de las madres que trabajan, lo hacen en el sector informal, que es el único sector que les da oportunidades a las personas sin formación como son las madres solteras.

Esto es una realidad, y cualquier madre desearía no tenerlos detrás suya mientras despachan a los clientes, pero no hay alternativas. Lamentablemente no existen las políticas necesarias para que sea de otra forma. Por ello, no debemos discriminar a las madres que en el comercio popular encuentran la mejor forma de vida en un país de injusticias sociales.

En un país como el nuestro, con un 50 por ciento de pobreza, casi todos los trabajadores son víctimas del sistema, que contempla una de la jornada laboral más extensa y con uno de los salarios mínimos más bajos de la región.

Lo que necesitamos son políticas de estado con perspectiva de género, que incluyan a las madres solteras y que les brinden los medios necesarios para que el ejercicio de la maternidad no impida sus desarrollo personal. Se requieren guarderías, para ayudar a que las madres puedan desempeñar su trabajo sin la preocupación del cuidado de los hijos.

Mientras tanto, la “calle”, que es donde se practica el comercio popular en el espacio público, recibe a la gran mayoría de estas heroínas quienes gracias a un puesto montado sobre la banqueta pueden llevar comida a su casa diariamente. Deben borrarse los estigmas y el objetivo de esta columna es visibilizar un problema eclipsado por una realidad lejana a la de quienes no tienen más opciones.

Foto: mxcity.mx

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.