Home Influyentes Colaboradores CRIANDO CUERVOS: El PRD escupe para arriba, y el PAN se le arrima

CRIANDO CUERVOS: El PRD escupe para arriba, y el PAN se le arrima

CRIANDO CUERVOS: El PRD escupe para arriba, y el PAN se le arrima
0

Por Javier Ramírez

A horas de realizarse el segundo debate entre los candidatos a la Jefatura de Gobierno, los presidentes en la Ciudad de México de los partidos Acción Nacional, Mauricio Tabe, y de la Revolución Democrática, Raúl Flores, denunciaron penalmente a la candidata de Morena-PT-PES, Claudia Sheinbaum.

Las causas y los delitos los explicaron en una conferencia de prensa, Tabe, Flores y el diputado panista José Manuel Delgadillo.

El equipo del panista hizo una investigación con base en irregularidades que detectó la Contraloría General en el ejercicio fiscal de 2014 en la Delegación Tlalpan, que gobernó Sheinbaum entre 2015 y finales de 2017. A decir de Tabe, la ahora candidata a la Jefatura de Gobierno de la coalición Juntos Haremos Historia estaba obligada por ley a presentar las denuncias penales derivadas de las observaciones de la autoridad, lo cual no ocurrió según les indicaron en una solicitud de información.

Por ello, el panista y el perredista fueron a la Procuraduría General de Justicia capitalina para solicitar acción penal en contra de la candidata morenista por peculado, uso ilegal de atribuciones y facultades, así como por encubrimiento por favorecimiento.

En la conferencia de prensa los líderes políticos entregaron una hoja donde detallaban los tres rubros de las irregularidades que encontró la Auditoría 01H.

Contratos a cuatro empresas fantasma por 6.8 millones de pesos; contratos de bienes y servicios que no fueron entregados por 28.4 millones de pesos, y contratos asignados indebidamente por un monto de 71.9 millones; es decir, poco más de 100 millones de pesos.

La acusación penal ahí está, las irregularidades, dicen los frentistas también, pero olvidaron precisar que quien gobernaba Tlalpan en 2014 era una administración emanada del PRD, y encabezada por Maricela Contreras Julián.

La delegada de Tlalpan en el periodo 2012-2015 ahora es diputada federal por representación proporcional en la LXIII legislatura, llegó con las siglas del PRD, pero desde el pasado 1 de septiembre es militante de Morena.

En el entender de Tabe, Flores y Delgadillo, esa es la razón por la cual Sheinbaum no solicitó el ejercicio de acción penal en contra de su antecesora y ahora correligionaria.

Los de Morena, dijo Tabe, son unos paladines, no de la honestidad, sino de la simulación, el engaño y la corrupción.

Pero el diputado Delgadillo fue más aventurado y exclamó que seguramente también le tocó “su mochada” a la candidata y la está usando en su campaña.

Y en el colmo del “desdibujamiento de los partidos”, dijo Margarita Zavala, cuando le cuestionaron a Flores si el PRD tendría alguna responsabilidad, al menos moral en ese desfalco, Delgadillo fue quien asumió la defensa y aseveró que el tema no era del sol azteca ni de ninguna otra “cromática” de partidos.

Lo que olvidaron en su investigación es que Sheinbaum sí ha denunciado a Contreras Julián, no directamente, pero sí a su director jurídico y de gobierno, de esa y de la pasada administración de Higinio Chávez, también ex perredista y en Morena desde febrero pasado.

La doctora solicitó el ejercicio de acción penal en agosto de 2017, luego de las irregularidades que habrían cometido ambos directores en torno a verificaciones al colegio Enrique Rébsamen, derrumbado por el sismo de septiembre pasado.

Cierto que no puede quitársele la gravedad a lo encontrado por la auditoría y lo que presentaron los políticos el miércoles pasado, pues detallaron que en el caso de las empresas fantasma los domicilios eran de casas-habitación donde una recámara era la oficina.

Lo hallado en la verificación no correspondía con lo manifestado en la carta de capacidad técnica de la compañía, pues refería que la empresa contaba con una dirección general de administración, una dirección administrativa, un área de comercialización y un área de embarque.

Tampoco, sostuvieron, se encontró el respaldo documental que acreditara que bienes y servicios pagados fueran entregados, como es el caso de un sistema de alerta sísmica y la adquisición de pintura por 2.6 millones de pesos.

Lo que es claro es que Tabe, Flores y Delgadillo intentaron una maniobra política que quisieron presentar como una acción por la justicia y la transparencia en pro de la Ciudad.

Pero tuvieron otro traspié al levantar su denuncia, pues ante los medios de comunicación aseguraron que el quebranto era por más de 100 millones de pesos, y la denuncia la hicieron por 40 millones.

La buena noticia es que son líderes políticos, no funcionarios responsables del manejo de recursos.

tags:

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.