Home Influyentes Colaboradores CRIANDO CUERVOS / Mentir con las audiencias

CRIANDO CUERVOS / Mentir con las audiencias

CRIANDO CUERVOS / Mentir con las audiencias
0

Javier Ramírez

La declaración que hizo el Presidente López Obrador sobre un  supuesto desconocimiento a las modificaciones que se alistaban a la Ley de Petróleos Mexicanos en la Cámara de Diputados probablemente develará cuál es la verdadera intención de someter las modificaciones legislativas al tan traído y llevado Parlamento Abierto.

Hace una semana exactamente, el miércoles pasado, AMLO dijo que no consentía dichos cambios y tampoco era el Poder Ejecutivo el autor de dicha iniciativa con la cual se le otorgarían al director general de Pemex, facultades del Consejo de Administración.

Consideró que un cambio en ese sentido en Pemex daría armas a sus detractores –como si no hubiera de dónde elegir- para criticarle por actuar con arbitrariedad y querer asumir el control total de la empresa petrolera y quitarle contrapesos a la dirección general de Octavio Romero.

En otras palabras, López Obrador, mando el mensaje a Mario Delgado de que no quería que se siguiera trabajando en esa iniciativa.

El coordinador de los diputados morenos en San Lázaro dio acuse de recibido de la orden de su jefe y pocas horas después, se anunció, en voz el presidente de la comisión de Energía, Manuel Rodríguez, que lo iban a pensar mejor, y que entonces se abrían a escuchar todas las voces y por ello se convocaba a mesas de trabajo para su análisis.

Lo que intentarán hacer ahora es engañar a la opinión pública, llamar a una, dos, tal vez tres mesas de trabajo en audiencias ciudadanas y luego mandar no a la congeladora, sino al panteón legislativo la mentada iniciativa.

La jugada que buscan los morenos es de tres bandas: obedecer los deseos y órdenes del coordinador del coordinador Mario Delgado, es decir López Obrador, usar el sobado Parlamento Abierto para desechar la iniciativa que no le gustó, y asumirse como unos legisladores que escuchan la voz del pueblo y se dejan aconsejar de los expertos.

Y para qué les serviría eso, pues porque los diputados morenos llevan tres convocatorias a audiencias ciudadanas que hacen y que han servido para dos cosas: hacerles perder el tiempo a todos los ponentes, y darles elementos a los legisladores de oposición para exhibirlos como simuladores y engañabobos.

Para la Guardia Nacional hubo audiencias y todos les explicaron con peras y manzanas porque no debía ser militar sino civil, poco les importó y mandaron la minuta al Senado de una policía militarizada, por lo que allá les corrigieron la plana.

Y con la poquita dignidad que todavía le queda, Mario Delgado tuvo que salir a defender su versión de la Guardia Nacional diciendo que a él, le gustaba y prefería una policía militarizada.

Para la reforma al Artículo 17 constitucional que agregó nueve delitos que ahora tendrán prisión en automático pasó igual, quienes dominan el tema, lo han estudiado y analizado, junto con los diputados de oposición se los advirtieron de una y mil formas: aumentar la lista de esos crímenes es contraproducente y no ayudará a brindar justicia.

Pues igual, las opiniones les entraron por un oído y les salieron por el otro, no sólo sumaron los tres que habían consensuado desde el año pasado los diputados, sino que le sumaron seis más.

Sólo que en esta modificación no sólo fueron responsables los morenos, pues las bancadas de panistas, emecistas y priistas votaron en libertad y dividieron sus votos para esa reforma.

Cómo sea, tampoco hicieron caso de quienes saben del tema.

Y finalmente la reforma educativa, igual la sometieron al zarandeado Parlamento Abierto y los diputados harán como que escuchan.

Y como en las anteriores audiencias, dieron bienvenidas, pronunciaron posicionamientos, hicieron como que escucharon, y no le moverán nada fundamental a la reforma del gobierno federal, a menos que el coordinador del coordinador mande mensaje en una conferencia mañanera.

La sociedad civil, los académicos y los expertos, tan odiados y despreciados por López Obrador, tarde que temprano se darán cuenta que sólo los utilizan como ingrediente para darle sabor al caldo y maquillar la verdadera cara de los diputados, particularmente los de Morena, pues no se ocupan de lo importante para el país, sino sólo de obedecer a su líder de Palacio Nacional, y conservar la base electoral en sus distritos.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.