Home Influyentes Colaboradores CRÓNICAS DE LA CIUDAD / Las casas de la calle Bucareli (II)

CRÓNICAS DE LA CIUDAD / Las casas de la calle Bucareli (II)

CRÓNICAS DE LA CIUDAD / Las casas de la calle Bucareli (II)
0

Por Pedro Flores

Por la calle Bucareli caminaron, personajes como Octavio Paz, Fidel Castro, Ernesto Che Guevara y Ramón López Velarde, entre otros, y tiene construcciones como el conjunto habitacional “La Mascota”, que podríamos decir que fue uno de los primeros condominios- multifamiliares de la capital y es un ejemplo vivo de la arquitectura porfiriana. Éste imita a los conjuntos habitacionales parisinos.

El nombre original es “El buen tono”, pues los departamentos fueron utilizados como residencias para los trabajadores de la cigarrera que se encontraba en lo que ahora son instalaciones de Telmex, en la calle de Ernesto Pugibet.

“La Mascota” fue edificado para los empleados administrativos de la cigarrera más importante del siglo pasado.

Si bien el complejo fue construido durante la Revolución, retrata uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil del Porfiriato, ya que el estilo francés, diseñado por el consentido porfirista Miguel Ángel de Quevedo, lleva toda la carga de la época.

Su excelente estado de conservación a poco más de 100 años de su inauguración en 1912, aunado a la serie de árboles, gran parte de ellos pinos, que adornan las privadas (Mascota, Ideal y Buen tono), aportan un particular toque de melancolía al lugar.

Sin lugar a dudas, otro de los edificios emblemáticos es el Gaona -inmueble considerado patrimonio cultural e histórico por el INBA y el INAH- ubicado en la de Bucareli y Emilio Dondé.

Este fue uno de los primeros multifamiliares de la Ciudad de México, fue construido en 1922, y fue diseñado por el arquitecto Antonio Torres Torija.

Construido por el matador de toros Rodolfo Gaona, inicialmente para albergar a los toreros que venían de España, es un claro ejemplo de arquitectura neocolonial. Su gran fachada de tezontle tiene una “ornamentación barroca, inspirada en la (arquitectura) mexicana del siglo XVIII, que para acentuar su carácter tradicional y nacional ostenta las efigies en mosaico de Hernán Cortés y de algunos virreyes.

Si se camina en dirección sur-norte, se ve primero a Hernán Cortes, ataviado con armadura. Después, hay siete de los 64 virreyes de Nueva España. Los mosaicos llevan inscrito el nombre de cada uno y el año en que iniciaron su gestión. El edificio Gaona ostenta también en mosaico 20 escudos de armas de ciudades mexicanas, entre ellas Tlaxcala y Guadalajara, y el del Centenario de la Independencia de México.

“El buen tono” fabricó más de 15 marcas de cigarros durante sus 77 años de existecia. Cerró durante el sexenio de Adolfo López Mateos, y fue adquirida por la Tabacalera Mexicana (hoy CIGATAM) perteneciente al Grupo Carso.

La casa Vizcaya

El tercero y último majestuoso edificio en Bucareli es el edificio Vizcaya, construcción que se inició en 1908 planeada para inversionistas extranjeros, embajadores y ejecutivos con sus familias que llegaran de Europa a radicar a nuestro país. Su construcción representó la elegancia y distinción que se enseñoreaba en el antiguo continente, con lo más moderno de la ingeniería de la época, ya que tiene cimientos hidráulicos que le permiten “mecerse” durante los temblores.

En sus corredores han caminado grandes personalidades de las artes, como Andrés Palma, el reconocido dramaturgo Luis G. Basurto, la poetisa Pita Amor, y los actores Julio Bracho y Miguel Córcega.

Además, fue sede de la Unión Femenina de Mujeres Periodistas y Escritoras, y ahí también se acunó la Organización Mundial contra las Armas Nucleares, Químicas y Bacteriológicas, nombrada por la ONU, o sea, hay historia… Seguiremos informando.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.