Home Influyentes Colaboradores DE AQUÍ SOY / Cadena de errores

DE AQUÍ SOY / Cadena de errores

0

Por Gerardo Jiménez

El jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, tuvo que aceptar la presencia y operación de grupos del crimen organizado de Jalisco, Guerrero y Morelos, que son los mismos que dotan de droga a los narcomenudistas de esta ciudad, y lo sabe desde hace dos meses, y en los cuerpos policiales tienen conocimiento desde hace años.

Sin embargo, en la Policía de Investigación y la Secretaría de Seguridad Pública capitalina tal parece que se da el síndrome del avestruz, entre más riesgo, más esconden la cabeza, al menos es el mensaje que también ha mandado desde hace meses Hiram Almeida Estrada.

Los eventos públicos son nulos, sólo homenajes y conferencias al lado del Jefe de Gobierno. Cuando la crisis de seguridad y presión contra la policía está en lo alto, no se le ve; la línea ha sido quizá determinadas y estudiadas entrevistas, además de filtrar material a algunos medios de comunicación, pero hay que reconocer que será el primer mando policial que supere los tres años de gestión, que otros habían tenido como límite.

Lo cierto es que el crimen organizado también se ha infiltrado en las agrupaciones policiales, al menos es el mensaje que se ha dejado ver con esa imagen que parecía remota y menos que ocurriera en pleno corazón de la CDMX: dos cuerpos mutilados, uno de ellos desollado en un puente elevado que da frente a una de las policías complementarias de la Ciudad de México, la Auxiliar (PA).

El mensaje fue escrito y directo, advertía entre otras cosas una venganza sobre la policía de Garibaldi, la única policía de esa popular plaza es el Sector 54 (Murciélago) de la PA, comandada por Julio César Sánchez Valdés, hermano del jefe Neptuno, Álvaro Sánchez Valdés, subsecretario de Operación Policial de la Zona Sur, quien ha participado en diferentes acciones de relevancia como la detención de “El H” en Magdalena Contreras y ha seguido las investigaciones de la venta de drogas en Ciudad Universitaria, aunque también se ha visto en el ojo del huracán al ser detenido en enero pasado junto con otros 20 policías ministeriales en una comunidad de Guerrero, en la Costa Chica, al ir a buscar a un policía que había desaparecido al ser acusado por los abusos cometidos contra el joven Marco Antonio Sánchez.

Mandos policiales dicen que en el Sector 54, además de supervisar Garibaldi hacen vigilancia y ciertas acciones a favor de grupos criminales de Tepito; esa también es una línea de investigación dentro de la guerra que han desatado los presuntos criminales, “El Tortas” y “El Betito”. El primero fue encontrado muerto y mutilado, y el segundo está a salto de mata.

Resulta que los laboriosos trabajos de gabinete e inteligencia de la Procuraduría capitalina no lo han podido ubicar; otros señalan que dentro de la Policía de Investigación está muy protegido y que lo sabe bien su comandante Raúl Peralta.

Esta cadena de errores policiales intencionales o provocados por la falta de estrategia se sabe que está siendo estudiada y evaluada por Morena, así como los 404 elementos de mando con los que cuenta la SSP, para ver dónde están las fallas y también hasta qué punto el crimen organizado está enquistado; es público que quien conoce las entrañas de la SSP es el propio Marcelo Ebrard, ex jefe de la policía y está asesorando a Claudia Sheinbaum y ya tiene a un equipo entre especialistas, mandos y ex mandos que están presentando informes del acontecer en materia de inseguridad.

Algunos de ellos nos comentan que de ganar Morena la Jefatura de Gobierno habrá una reestructuración de la policía capitalina. Más allá de lo que se ha contemplado en la nueva Constitución de la Ciudad de México, será un ente más compacto, quizá con menos mandos, pero con más operatividad y potencializando la tecnología como son el C-5, Plataforma México y otros sistemas de videovigilancia avanzada, como el propio centro que se tiene en la Central de Abasto (CEDA), que es de primer nivel, pero poco explotado y donde Felipe Rosales Gamboa, hermano de llamado Jefe Apolo, Luis Rosales Gamboa, subsecretario de Tránsito; es el coordinador de Vigilancia, Seguridad y Protección Civil de la CEDA.

Son muchas las cadenas de errores más que de custodia, las cuales fracturan la endeble seguridad de la CDMX.

Reportero de Excélsior, Cadena Tres. Grupo Imagen.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.