Home Influyentes Colaboradores DE AQUI SOY / La hermandad

DE AQUI SOY / La hermandad

DE AQUI SOY / La hermandad
0

Gerardo Jiménez

La salida de Luis Rosales Gamboa de la Secretaría de Seguridad  Pública capitalina generó muchas especulaciones dentro y fuera de la corporación.

El sospechosismo en las filas de la policía más grande de Latinoamérica, va desde que el llamado Jefe Apolo, negoció su salida con un retiro voluntario a modo para poder obtener una remuneración por varios millones de pesos, hay quienes aseguran que el bono principal que recibió sería de más de cinco millones de pesos.

Otras versiones indican que con su salida, el liderazgo de la llamada Hermandad será rotado para mantener equilibrios y cuotas de poder dentro de los cuerpos policiacos, ya que Rosales Gamboa, era, presuntamente, el jerarca de este grupo, del cual públicamente no se dice nada, pero es un secreto a voces dentro de la SSP.

La Hermandad ha sido identificada con distintos grupos de influencia que operan y controlan cotos de poder al interior de esa dependencia, los cuales vienen operando desde 1976 cuando surge en la policía del DF.

Esta cofradía de acuerdo con reportes internos, que se han hecho en distintos tiempos, han llegado a detectar hasta siete grupos internos en la policía de la Ciudad de México como los llamados Motopatrulleros, Granalocos, Vieja Guardia, Bachilleres, Licenciados, Los Excelencia y Administradores (nueva generación).

La Hermandad fue conformada en 1976 por un grupo de Motopatrulleros. Hasta 2005, este grupo mantenía la hegemonía y después  se trasladó a la policía de tránsito con Pedro Luna Castro para después pasar a Rosales Gamboa.

A pesar del ruido que generó el retiro del Jefe Apolo, en los últimos días se ha mencionado en los pasillos de la SSP que el regreso del ex subsecretario de Operación Policial podría darse después de que Clauidia Sheinbaum asuma la jefatura de gobierno, ya que Marcelo Ebrard, quien fuera Jefe de Gobierno,quien también afianzó una real eón cercana con Apolo, lo habría llamado para sumarse de nueva cuenta a la policía capitalina, no se sabe de que forma sería, pero no está impedido, ya que otros mandos que han renunciado o solicitado su baja han regresado a esa institución, como ha sido el caso de Darío Chacón Montejo, de quien también se ha especulado que regresara aunque  su edad puede representar un impedimento.

Otras voces señalan que el verdadero operador de la Hermandad fue Ramón David Almada Gallardo, quien en enero de  2006 fue cesado por Alejandro Gertz Manero al darse cuenta de los actos de corrupción que imperaban.

Así que por ineficacia y baja productividad, quien fuera Director General de Control Regional de la Secretaría de Seguridad Pública, fue cesado junto con sus cinco directores de región: Eladio Villaseñor López , Juan Garibay Méndez, Germán Ríos Castilla, Víctor Manuel Juárez Sierra y Rodimiro Ruiz Rodríguez, quien alguna vez fue acusado de pertenecer a la “Hermandad”.

Almada Gallardo fue en su momento el responsable directo del control de los 36 mil policías preventivos ubicados en los 52 sectores de las 16 delegaciones del entonces Distrito Federal.

No obstante en abril 2006 Almada Gallardo, fue nombrado Director General de Servicios Técnicos y enlace con el Sistema Nacional de Seguridad Pública en Sonora; apoyado en su curriculum de ingeniero en Transmisiones Militares, Licenciado en Mandos y Estado Mayor, y fue Director de Comunicaciones en Información del Comité Olímpico Mexicano; Director de la Policía Bancaria, Industrial y Comercial de Querétaro y Subsecretario de Seguridad Pública de Sinaloa.

Ahora, el nombre de Almada Gallardo vuelve a sonar fuerte dentro de la tropa y mandos de la Secretaría de Seguridad Pública, el argumento es que además de control en todos los sentidos y poder desbordado que pueden ostentar estos personajes, son quienes podrían generar respeto al interior de la corporación, pero no es garantía que puedan con el reto de descontrol por la inseguridad, al que la nueva jefa de gobierno debe dar una respuesta inmediata antes de que su popularidad caiga en meses como sucedió con Miguel Ángel Mancera, quien tenía el plus de conocer la estructura de la policía capitalina y también de ser el Procurador de la Ciudad de México.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.