Home Influyentes Colaboradores De promesas de campaña a planes de gobierno

De promesas de campaña a planes de gobierno

De promesas de campaña a planes de gobierno
0

Por: Erick G. Fierro Alcántara

El pasado 1ro de julio fuimos testigos de una elección histórica en la que participaron cerca de 44 millones de ciudadanos, quienes por medio del sufragio eligieron más de 18,000 cargos de elección popular; entre ellos el de Presidente de la República y el de Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Al día de hoy, la mayor parte de los tribunales electorales han resuelto casi en su totalidad los medios de impugnación presentados por los partidos políticos con motivo de dicha elección, todos ellos en defensa de sus intereses y de la legislación vigente, y por ende prácticamente sólo es cuestión de tiempo para que comience el ejercicio del poder.

Quienes ya han obtenido su constancia como representantes electos saben que es el momento de acelerar el paso para integrar y armonizar dentro de sus planes de gobierno y agendas legislativas, aquellas promesas de campaña por las cuales hoy son ganadores. Este proceso no es sólo una cuestión de congruencia política sino de respeto por la ciudadanía y de honor a la palabra durante la campaña; es en este primer momento de integración de metas donde los electores sabremos si hemos sido escuchados y tomados en cuenta, es en este momento en donde conoceremos si por quién votamos será “el político que esperábamos” o si tristemente será “el servidor público que seguiremos esperando”.

Los equipos de transición ya se encuentran participando de forma muy activa, y las actas de entrega-recepción son siempre un termómetro para el nuevo gobierno en el ambito económico, pues ello, conjuntamente con el análisis del contexto político y social que seguramente realizaron en campaña, permite priorizar los programas que habrán de implementarse en el futuro próximo.

En el caso de la Ciudad de México el reto es aún mayor, pues nos encontramos próximos a que cobre vigencia nuestra “Constitución de la Ciudad de México”, que sin duda alguna será la principal “guía” de actuación gubernamental y de diseño de políticas públicas. La constitución de la CDMX, de carácter progresista, vanguardista, y por veces utópica, no será la única agenda que habrá que cumplir como ciudad, pues debemos recordar que desde hace algunos años hemos adoptado como país y también como ciudad, la “Agenda 2030” de la ONU, en materia de desarrollo sostenible, que entre sus principales objetivos contempla: la erradicación de la pobreza; erradicación del hambre; el logro de la igualdad de género; entre otros.

Lo anterior viene al tema porque durante las campañas siempre se hacen mucho más evidentes los grandes pendientes que existen dentro de los temas que todas las agendas y plataformas electorales integran.

Quienes hemos tenido la oportunidad de participar de cerca en actividades de recorrido en favor de algún candidato, somos testigos de aquellos lugares en los que pareciera que el tiempo no transcurre y que la situación de esas familias sigue igual que hace 20 o 25 años.

Posiblemente fuimos testigos de algún caso de discriminación o violencia hacia la mujer; de pobreza extrema en algun hogar; de falta de acceso a los servicios de salud o de nulas posibilidades para que un jóven tenga un primer acercamiento a la educación.

La obligación de quienes están próximos a gobernar es la de no olvidarse que tienen varias agendas por cumplir, comenzando por aquellas que fueron parte de su plataforma de campaña y que en gran medida seguramente están reflejadas en la nueva Constitución o en otra agenda de carácter internacional; y el gran reto es pensar las instituciones de una manera diferente, rediseñarlas, para comenzar a dejar de lado las utopías de derecho e iniciar una etapa en la que sean tangibles para la ciudadanía.

erickfierroa@gmail.com

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.