El albur es la cábala de la poesía erótica

 

14 de mayo de 2018

POR: PEDRO FLORES

 

 

Me llamo Lourdes Ruiz Baltazar, pero aquí en el barrio me conocen como “La verdolaga enmascarada”, ya que me meto en todos lados enseñando la cultura del albur, que algunos letrados señalan a éste género como la “cábala de la poesía erótica”.

Luego de esta introducción del encabezado, doña Lourdes señala que el mote de la verdolaga es porque es una hierba mexicana que se da en donde quiera, y lo de enmascarada, porque asegura que ella es de una sola cara y mejor se la tapa para evitar contagios, ya que la mayoría tiene una para cada punto en donde se maneja.

“El albur es un juego de palabras en doble sentido, con similitud fonética y rima, un ajedrez mental que si la Secretaría de Educación Pública, ahora que ya no está Elba Esther, diera diplomados de albures, no habría tantos pendejos para las matemáticas y la ciencia”.

Mira Pedro, el origen del albur tiene muchos padres y pocas madres, pero el hijo preferido de este modo de hablar es Tepito: Recuerdo – dijo — aquella vieja anécdota del barrio, cuando llegó un cura nuevo a nuestra iglesia de San Francisco y pidió limosnas para el niño Jesús y nadie respondió, hasta que un cuate dijo: “Métanse las baisas a las buchacas y cáiganle para el chante del chavo chuy”, de inmediato todo dieron su limosna.

Quien ha vivido siempre en la calle de Toltecas, en la verdadera “Fortaleza”, no la que dijo Marcelo Ebrard que había
confiscado, hija de los comerciantes Ignacio Ruiz y Valentina Ballesteros, dice que vivir en Tepito, es como el matrimonio, con altas y bajas y hasta sus infidelidades y agrega que su papaya es grande y ella tiene un puesto pa no chambiar.

Narrar la vida de los personajes y la historia del barrio nos llevaría a hacer otra biblia, hablar de los chicos es lo que
me da miedo, y de los grandes pues todos los tienen dentro de la memoria desde la legendaria Leonor Aguilar Mayén “La Jitomata”, era cabrona la “Negra” como se le conocía también, los boxeadores y los viejos líderes, muchos se han muerto “ pero eso sí, entre los tepiteños hay nobleza”.

Tepito tiene su cultura, y el poncho (Alfonso Hernández Hernández, Cronista de Tepito) la ha sabido exportar en muchos países, en Francia hay una calle llamada Tepito, ya ves cuánta promoción se hizo con el “Arte Aca”, ahora en la galería “José María Velasco”, hay conferencia, talleres, exposiciones de diversa índole, y cada día va más gente, mucho chavo y eso es bueno, porque son generaciones que quieren darle otra imagen al barrio.

¿A PESAR DE LA FAMA?

La fama de Tepito es de nacimiento, es un barrio en donde nadie se deja, y si ha caído su imagen de gente trabajadora, es porque que hay mucho tepitero, que viene a vender y no es de aquí, pero los tepiteños somos a toda madre, nunca falta un chico temido que se convierta en delincuente y eso es lo que explotan los periódicos, dijo la entrevistada para luego agregar que hay quien luego de visitar el barrio sale sobresaltado o sobrecogido. “Aquí se formó la Casa del Obrero Mundial, que fue un ejemplo por ser de las primeras agrupaciones de trabajadores que hubo en el mundo, aquí todos somos chingones, aquí un buen artesano de un anillo se hace un medallón”.

“Oye chico dame la hora”, le dice Lourdes a un “diablero” que va pasando y le responde: “son las 12 jefa”, y la Verdolaga Enmascarada se ríe y comenta al entrevistador; “ ya vez, ese chavo es nuevo en el barrio, luego luego se nota, por eso siempre lo cabuleo cuando pasa, debe aprender el cabrón o lo van a agarrar de bajada.

LAS 7 CABRONAS DE TEPITO

Esta fue una obra de Mireya Soayas, que se originó a raíz de la expropiación de Tenochtitlán 40 y Jesús Carranza, que Ebrard dijo que era “La Fortaleza”, esa otra se hizo como reconocimiento a la labor de la mujer en el barrio, que es pilar de la familia y que se chinga todo el día en el trabajo y en la casa, eso es cultura y pocos lo saben.

En esa obra se relataba la vida de 7 mujeres de Tepito, desde una de 23 años hasta una de 83, y las cosas que pasan para poder subsistir en una sociedad machista, pero por eso son cabronas y una de ellas soy yo, dijo Lourdes.

Luego recuerda con regocijo, el 2007, cuando se convirtió en la reina de los albures. “El pinche poncho fue el que me embarcó, una vez platicando me dijo que en el Museo de la Ciudad se iba a realizar un concurso sigular “Trocas vs Pirinolas”, hombres contra mujeres en albures…y ahí va la güey”.

“Total, que para no hacértela larga, porque luego hay muchas golosas, gané y desde ahí hasta el momento nadie me ha quitado el campeonato.

–Ni Polo Polo?

Ese güey se luce con quien no sabe, y calla a quienes lo quieren interpelar

–Y usted no interpela?

“No a mi me la…..preguntan directamente y me ha tocado hablar con psicólogos, a los cuales les ha tenido que llevarlos de la mano por los caminos del albur para que entiendan, hasta los expertos en el idioma que son menos pendejos y lo disfrutan más….el albur claro.

¿Cómo prepara sus diplomados?

Pues estudiando güey, si bien al vida diaria es una escuela, para dar un diplomado hay que prepararse, uno nunca sabe con qué cabrón se va a enfrentar, muchos va a querer chingarte y es por eso que siempre repaso el libro de albures de rósame melcacho, la Picardía Mexicana y los discos de Chaf y Kelly, de esa forma refresco mi memoria y puedo refrescárselas a todos.

¿Y la actual fama no le ha afectado o cambiado su modo de vida?

Ni madres, yo sigo vendiendo todos los días, lo que sí me ha dado mucho goce ……cultural naturalmente, porque con el conocimiento que tengo he ayudado a muchos estudiantes de la UAM, UNAM e incluso de Estados Unidos y Canadá a hacer sus tésis o algunas sobre la sociedad mexicana y otras sobre el idioma y en especial del albur muchos se han quedado perplejos cuando les pregunto que cual es el pájaro más caballeroso, y rien de buena gana cuando les explico, que es el que se para para que te sientes.

Una vez, recuerda la entrevistada, en una Diplomado estuvo un chavo, que al parecer era mudo, creo que se llamaba Juan, no es el que te agarra atrás del zaguán claro, todo el curso estuvo callado, los otros alumnos lo veían de reojo daba miedo.

“Al final del diplomado que les pido que me hagan un ensayo, un comentario de cómo les entró el… conocimiento y chin que se me caen los calzones, que erudición de chavo, bueno hasta los que estaban de la academia de la lengua se sorprendieron mandó una respuesta dura y todos la agarraron, le aplaudieron.

Si una vez el periodista Froylán López Narváez, dijo que “La Rumba es Cultura”, pues el albur también, dijo quien se gana la vida vendiendo ropa para infantes y quien asegura que su mayor orgullo es que la gente sepa que en Tepito no todos son rateros y malosos, pero cabrones sí. Y fomentadores de la cultura también, porque en los diplomados les decimos a cada uno de los asistentes, no sea pene, siéntese a leer” dijo la Verdolaga Enmascarada.

La entrevistada advierte a su chalán; “ponte abusado. No se te vaya a ir ese pelón sin pagar”, luego de la advertencia observa que su empleado se le queda viendo a una chica que trae un pantalón de mezclilla entallado y le pregunta: “te gusta a ti eso”.

No jale jefa, le responde el chalán, a lo que doña Lourdes, madre soltera de una niña de 12 años le responde: “que te lo jale tu vieja” y todos nos reímos.

“Es bueno reírse, yo disfruto mucho los diplomados, porque hago que la gente se ría, se vive solo una vez y si nos amargamos, pues nos lleva la chi… fosca mosca, antes nos saludábamos todos en las calles, hoy nos la queremos mentar, estamos jodidos, pero yo promuevo la risoterapia”.

A ver gas tamos en todo lo transcultural que los pinches gringos imponen, y estamos perdiendo la picardía que como a ti, la conocemos de atrás tiempo, así como la gente se preocupa por defender muchas cosas, deberían defender la picardía nacional de la fayuca internacional, dijo la entrevistada.

Lourdes Ruiz, es una mujer muy luchona, pues además de ofrecer su “merca” ropa toda la semana en Aztecas y Bartolomé de las Casas, los domingos vende enchiladas de hoyo o las de tipo Saltillo, que se comen con tortilla en la mano y chile de setecientas venas y como postre, un raspado de anís.

Aquí en Tepito se ve de todo y se conoce de todo desde el chico temido hasta las chavas que adquieren el sexto sentido, después de perder el quinto y ya saben por dónde les duele y ya le piensan para intercambiar el nalguinaldo por un regarrote.

Y el reportero pregunta, Doña Lourdes quiere que le meta algo más y responde, sí métase la de mi abuelo.


  • Articulos recientes

  • Impreso