Home Influyentes Colaboradores EL GCDMX Y LOS MEDIOS

EL GCDMX Y LOS MEDIOS

EL GCDMX Y LOS MEDIOS
0

POR: FERNANDO DÍAZ NARANJO

 

De acuerdo con la oficina regional de Ciencia para América Latina y el Caribe de la UNESCO, la libertad de prensa “es un elemento central del Derecho más amplio a la libertad de expresión”.

Así, la libertad de expresión se ha establecido como un derecho fundamental integrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), y consecuentemente en nuestra Constitución Política. Así, dicho derecho humano genera que toda persona tenga el derecho a la libertad de pensamiento y, por supuesto, de expresión. Además, este derecho adquiere la potestad de buscar información, de recibirla y hasta de difundirla por los medios a su alcance.

Bajo este manto legal se rigen los medios de comunicación para llevar a cabo su trabajo, que debe conducirse por el profesionalismo y la objetividad, ya que tienen la alta responsabilidad de comunicar los hechos noticiosos o de interés público con la mayor veracidad posible en beneficio de una comunidad.

Bajo este contexto, los medios de comunicación juegan un papel muy importante en cualquier sociedad, y más en una como la Ciudad de México, con una población de alrededor de 9 millones de habitantes, aunque si consideramos la llamada zona metropolitana esta cifra supera los 20 millones. Su función principal es brindar información a esa población que le permita tomar decisiones sobre diversos aspectos de su entorno, desenvolvimiento y bienestar.

Los medios de comunicación significan, por un lado, ese eslabón entre el acontecer y la mediación comunicativa, pero dicho acontecer tiene varias vertientes, una de las más importantes es el papel que realizan las autoridades de gobierno, sobre todo aquellas emanadas mediante el sufragio, ya que se deben a la población en razón de su decisión manifestada en las urnas. Por ello, la relación que el próximo Gobierno de la Ciudad de México establezca con los medios de comunicación será fundamental para la construcción de una ciudadanía mejor informada.

Dicha relación deberá estar fundada en el respeto y en facilitarle a los medios el acceso a la información pública que genere. Es a la administración pública de nuestra ciudad a la que le conviene más tener cerca a los medios, ya que si en verdad llevan a cabo una buena gestión, así lo espera la ciudadanía, los medios pueden convertirse en los principales puentes de comunicación de las acciones de gobierno. Pero si resulta una mala gestión, claro que los medios también tendrán la obligación de señalarlo.

Un ejemplo lo tenemos justamente con el ya saliente gobierno de la ciudad, que llevó a cabo diversas acciones, muchas de ellas positivas, pero que, en la opinión de muchos medios, no supo comunicarlo y, consecuentemente queda en el ambiente de la población que no se hicieron muchas  promesas, cuando en realidad faltó comunicarlas adecuadamente. La comunicación fluida permitirá un mejor entendimiento medios-gobierno.

Esto no debe entenderse como comparsa del gobierno ni mucho menos como difusores de su gestión, pero sí generará un balance equilibrado entre la acción de gobierno con las demandas de la población, en donde los medios, y ese es su papel, deberán señalar con neutralidad el resultado de dicho balance. Así ganará tanto el propio gobierno como los medios de comunicación, aunque el balance resulte negativo, ya que esto les podrá servir a los primeros de medición del impacto de sus políticas públicas, por ejemplo.

Me parece que la posición del próximo Gobierno considera establecer una mejor relación con los medios; lo que habrá que aclarar y demostrar en su oportunidad es si los próximos alcaldes, independientemente de sus colores, tendrán una apertura y atención para con los medios de comunicación.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.