Home Grilla CDMX Colaboradores ¿El pueblo, unido?

¿El pueblo, unido?

0

Por Alejandra Martínez

Hace unos días un amigo ex militante de la izquierda, hoy refugiado en la academia, subió a su Facebook el video de la canción “El pueblo unido jamás será vencido”, interpretada por Quilapayún. La publicación hacía referencia al proceso electoral que atraviesa nuestro país. En la alegoría, por si hay que explicarlo, el pueblo chileno correspondía al mexicano y Salvador Allende a López Obrador.

Alguien posteó una respuesta: “jamás será vencido… pero se puede equivocar”, lo cual provocó la emotiva reacción del titular de la cuenta: “Es una gran metáfora –explicó-. El pueblo chileno no se equivocó con Salvador Allende. Esta canción era el himno del gobierno de Unidad Popular, que sufrió el golpe militar de Augusto Pinochet promovido por la oligarquía chilena. Ahí se inició el neoliberalismo y sus políticas. De ese tamaño es la hipocresía de muchos liberales que prefieren la dictadura a un gobierno democrático”.

Y continuó: “el pueblo unido derrotó a Pinochet en las urnas mediante un referéndum, y el dictador se tuvo que ir. Llegó por un golpe y fue derrotado en las urnas. El pueblo unido jamás será vencido!!!”. En seguida, el interlocutor terminó la conversación con un simple: “insisto: ¡se puede equivocar!”.

Mi amigo forma parte de ese amplio sector de la población que el 1º de julio, afirma, “apoyará un cambio en el gobierno del país y la ciudad”, con argumentos de sobra acerca de la situación económica, la corrupción y los excesos del sistema neoliberal implementado por el PRI y lo que queda del PRD. Sus reflexiones, como las de muchos otros mexicanos, apuntan a que el país requiere un cambio, y en eso creo que todos coincidimos, pero además ven en Obrador al único líder que puede conducirnos hacia ese cambio, sin detenerse a mirar la cruda realidad del grupo político sobre el que se sustentan los anhelos presidenciales del ex jefe de gobierno capitalino. Morena se ha convertido en una verdadera maraña donde hay de todo, como en botica, maraña en la que destacan personajes relacionados con las peores prácticas del PRI, tan criticadas por AMLO, como el fraude electoral de 1988 o la creación del Fobaproa en el 95.

El pueblo se puede equivocar. Es muy cierto. Lo vivimos con la elección de Fox, que fue percibido por “el pueblo” “unido” como la personificación misma del cambio histórico. Lo vimos con la elección de Peña Nieto, que a los ojos encantados del “pueblo” pareció tan atractivo y lleno de encantos como un galán de telenovela. Y ¿qué vino después? Duele recordarlo: el amargo despertar de la decepción.

Sí. El “pueblo” en México se ha equivocado, en serio, al elegir sus presidentes, y yo me pregunto ¿qué elementos existen hoy, en este proceso, para suponer que no sucederá lo mismo? Yo no veo ninguno.

No hay duda de que el sueño es muy bonito: Un México sin el narco, sin ejecuciones, con el peso recuperando su valor frente al dólar en unos meses, con miles de empleos de calidad generados durante los primeros 100 días del nuevo gobierno.

¿En verdad es tan fácil reactivar la economía del campo y la ciudad? ¿En verdad es tan fácil acabar con la corrupción y los abusos de poder? Quedan sólo unas semanas y lo que debemos hacer es sopesar las opciones con la razón, no abandonarnos al sueño. Porque ni México es Chile, ni 1973 es 2018, y ¡Por favor!, tampoco AMLO es Salvador Allende.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.