Home Influyentes Colaboradores EL RIESGO DE PRESUPUESTAR MAL

EL RIESGO DE PRESUPUESTAR MAL

EL RIESGO DE PRESUPUESTAR MAL
0

Por Pablo Trejo

Facebook:

https://bit.ly/2pRIqBH

Twitter:

https://bit.ly/2yGMSHD

El paquete económico se integra básicamente por los Criterios Generales de Política Económica, la Ley de Ingresos y el Decreto de Presupuesto de Egresos.

En materia de ingresos, para nadie es secreto el peso específico de nuestras exportaciones petroleras. Si seguimos la lógica secuencial del paquete económico, la Secretaría de Hacienda ofrece proyecciones en los Criterios Generales; ambas cámaras deciden la estimación de cuánto petróleo produciremos y a qué precio lo venderemos; y los diputados deciden la manera en que nos gastaremos esos recursos públicos.

Partiendo de la meta de lograr finanzas públicas sanas, los cálculos de ingresos y egresos se vuelven fundamentales. Si presupuestamos mal, terminaremos haciendo ajustes a la baja, para no ser deficitarios. Por todo lo anterior, resulta importantísimo hacer un cálculo adecuado tanto de los barriles de petróleo producidos, como del precio a que se venderán en el mercado internacional.

El precio del petróleo se establece por su peso molecular y por su grado de pureza. El peso determina la facilidad o complejidad de convertirlo en derivados, como la gasolina. En el mercado internacional es bastante más valioso un barril de petróleo liviano que del pesado, de ahí que existan diferencias de precios dependiendo su origen y características.

En nuestro país existen tres tipos de crudo: el Maya (pesado), el Istmo (Ligero) y el Olmeca (Súper ligero). El 54% de nuestra producción corresponde al Maya, el 33% al Istmo, y 12% al Olmeca. Si la correlación porcentual fuera inversa, tendríamos mucho más ingresos.

Hacemos este recuento porque en los últimos años nuestro nivel de producción ha disminuido significativamente, lo que ha afectado negativamente a nuestros ingresos, y de no ser porque los precios en el mercado internacional han tenido un repunte en los últimos meses, la disminución de lo que extraemos pudo afectar severamente nuestras ganancias, generando un desajuste a la baja en nuestra economía.

Para el 2018, el cálculo de producción aprobado por el H. Congreso de la Unión en el Paquete Económico fue de 1 millón 983 mil barriles diarios en promedio, cifra que si la comparamos con la producción real de los últimos meses tota- liza en promedio casi 150 mil barriles menos al día.

Nos preocupa el tema del crudo porque en los Precriterios Generales para el 2019, la Secretaría de Hacienda proyecta que estaremos produciendo 2 millones, 35 mil barriles al día en promedio, cifra muy alejada de lo que en realidad estamos produciendo el día de hoy, y ningún elemento nos hace pensar que eso cambiará en el corto plazo.

El diseño del Presupuesto de Egresos de la administración entrante requerirá de recursos suficientes para hacer frente a los compromisos del presidente electo. Si los diputados y senadores sobreestiman nuestra plataforma de producción, correremos el riesgo de estar haciendo cuentas alegres, de estar contando con recursos que nunca llegarán, lo que nos obligaría a poner en marcha medidas correctivas durante el año, y no creo que nadie esté pensando en detener algún programa social o el presupuesto de alguna dependencia por no haber hecho la elemental tarea de calcular realistamente nuestros ingresos. Estamos a tiempo de hacer las cosas y no hay mejor momento de hacerlo que desde el inicio del primer año del gobierno.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.