Home Influyentes Colaboradores Energía sexual CDMX

Energía sexual CDMX

Energía sexual CDMX
0

Jorge Del Villar

Queridos Reyes:

Como decían Sigmund Freud y las más antiguas y sabias filosofías asiáticas: la energía sexual no versa sólo en torno a la genitalidad, en esa urgencia (placer de segundos) por eyacular.

La energía sexual ha sido la encargada de crear la civilización en la que vivimos, la que ha eyaculado a una persona, en un cohete, a la luna; la que impulsó la creación desde Don Giovanni, de Mozart, el cual según el largometraje Amadeus, no sabía resguardar sus órganos reproductivos dentro de sus pantalones, hasta las conquistas de Adriano. Fue energía sexual la que impulsó a Hernán Cortés, no sólo a poseer a la Malinche sino también a conquistar lo que hoy es México.

Esta energía también inspiró el trazo de la Alameda capitalina. De niño, los cinco de enero, yo siempre la visitaba. En el parque más antiguo de Latinoamérica, mi tatarabuelo, Gil Mariano León, titular de la notaría número uno de la Ciudad de México, ubicada a espaldas de la parroquia de Santo Domingo, llevó a mi bisabuela en un carruaje a conocer por vez primera la luz eléctrica. Previamente, pasaría el farolero a encender las bombillas con fuego. Gobernaba Porfirio Díaz, el dictador que pensaba que concentrando el poder en su persona, era como él podía salvar al pueblo. Controlaba los tres poderes… y los demás. El dictador no se enteró que medio siglo antes, Lord Acton, había descrito que “el poder absoluto corrompe absolutamente”. Lástima que no existía el twitter. Y por buscar el poder absoluto, el tirano terminó en el basurero de la historia.

Cuando yo iba de pequeño, la Alameda no estaba alfombrada con el hermoso piso de mármol Santo Tomás que me recuerda a los pisos de El Vaticano, y cuando los caminas, te hacen sentir en los cielos. Cuando yo iba estaba repleto de vendedores ambulantes que no dejaban apreciar el patrimonio artístico que hay en el corazón de la nación.

Hoy me sorprende que en mi infancia no me pareciese sospechoso que hubiese tantos estantes con los mismos reyes magos, pues los chamacos de hoy en día, en un segundo cachan que todos los Baltasares son paisanos pintados con grasa de zapatos.

Así como reubicaron a los ambulantes, también reubicaron a los Reyes Magos, qué bueno. En mi carta les voy a pedir que la energía sexual del pueblo se utilice para defenderse de la mafia del poder; que se detengan las desapariciones forzadas de periodistas de sus espacios informativos; que el dinero de mis impuestos no se dirija a la construcción de un aeropuerto que no va a funcionar; que protejan la reserva cultural y ecológica de la atrocidad del tren maya; que protejan el lago de Zumpango, que se destruiría con la construcción de dos pistas en Santa Lucía. Zumpango es el único lago que nos queda de tiempos de los aztecas y que, a diferencia del charco que queda en Texcoco, sí representa una reserva ecológica muy importante para el Valle del Anáhuac. Les voy a pedir que exijan a Sheinbaum solicitar a la Guardia Nacional que resguarde las calles de la capital, infestadas por el narcotráfico. Queridos Reyes, con todo mi cariño.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.