Home Influyentes Colaboradores ENERGÍA SEXUAL CDMX / En Inglaterra, Trump significa pedo

ENERGÍA SEXUAL CDMX / En Inglaterra, Trump significa pedo

ENERGÍA SEXUAL CDMX / En Inglaterra, Trump significa pedo
0

Jorge del Villar

El año entrante son las elecciones en EU. Pareciese ayer aquella mañana de pesadilla en la que el hombre que había afirmado que los mexicanos son violadores y criminales, había ganado la presidencia de la nación más poderosa del mundo. Ese día ha pasado a la historia, no porque el espantapájaros haya ganado, sino porque la lógica democrática del mundo cambió. Los votos ciudadanos dejaron de tener la relevancia que habían tenido en el llamado “mundo libre”. Tres años después de que yo escribí en www.medium.com, el trabajo llamado “Seventy-Two Days” el 17 de diciembre del 2016, en donde plantee la hipótesis de que Rusia había hackeado el sistema electoral e impuesto a Trump; el pasado 25 de julio, el comité de inteligencia del senado estadounidense determinó que Rusia hackeó el sistema electoral ¡en los 50 estados de la Unión Americana!

Mi hipótesis siempre fue que el triunfo de Trump fue el resultado de un algoritmo. Si Hillary hubiese ganado tan sólo 80,000 votos (la gente que cabe en el Estadio Azteca) repartidos en Michigan, Pensilvania y Wisconsin; ella hubiese ganado la presidencia de la República. Por cierto, Hillary obtuvo 3 millones de votos ciudadanos más que Trump pero obtuvo menos votos electorales, ahora se confirma porqué. Si eso hizo el gobierno Ruso con el país más poderoso del planeta, ¡¿qué no podría hacer en tierra azteca?! Más aún ahora que están debilitando a TODAS las instituciones autónomas, incluyendo el INE y al TEPJF.

Muchos dan por hecho que si no se presenta una desaceleración en la economía estadounidense, El Pedo podría ser presidente por ooootros 4 años. Sin embargo, hay elementos misteriosos que están ocurriendo en la política estadounidense. Esperemos que sea una estrategia conjunta para sacar al tirano de Palacio. Por primera vez en la historia se registran veinte “pesos completos” como precandidatos a la candidatura demócrata, que han encabezado secretarías de Estado, senadurías, vicepresidencias, gubernaturas, procuradurías. De todos ellos, sólo tres tienen posibilidades de ganar. A los otros 17, no les importa hacer el oso, al parecer, por un fin común.

Para echar al pedo de la Casa Blanca, el partido demócrata tiene que atraer los votos que hace tres años votaron por el espantapájaros. Necesitan a un candidato que tenga los posicionamientos políticos lo más cercanos al pelo de escobeta, pero en el ámbito personal, ser intachable. Recordemos que hay una serie de acusaciones de que el innombrable es un depravado sexual, además de racista. A senadoras y congresistas las ha llamado Pocahontasy les ha pedido que salgan de EU por su color de piel. Y el muy cretino se quiere lavar las manos cuando ocurren asesinatos de índole anti-mexicano, como el perpetrado la semana pasada.

Joe Biden, vicepresidente de Obama, quiere arrancar el segmento poblacional que hace tres años votó por Trump. En los últimos debates, los ataques de sus colegas demócratas, paradójicamente parecen ayudarlo a acercarse a ese voto duro. Mientras tanto, otros contendientes como Michael Bennet o Tulsi Gabbard, han salido a la defensa de Biden. Asimismo, las críticas no han sido feroces, como en su momento Bernie Sanders hizo con Hillary, que finalmente ayudaron al pedorro. Ademaaaás, ya salió un precandidato republicano para hacerle frente al pei-na-do-que-so-oa-xa-ca. Se llama Bill Weld, y tiene tooooda una trayectoria en la política estadounidense, incluyendo haber sido gobernador de Massachusetts. Weld sabe que no será el próximo presidente de EU, pero no trabaja por ambición sino por el bien de la nación de sus hijos.

El 6 de junio, escribí en este espacio, que para que puedan tener resultados, los opositores a la 4T, tendrían que hacer un frente común poliamoroso. De otra forma, tendremos 4T para las próximas décadas. Hoy en día los votos ya no importan. Es suficiente gobernar con percepciones, amedrentando a los opositores, con un ejército de bots y tener a las encuestadoras y a Putín de su lado.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.