Home Influyentes Colaboradores Energía sexual CDMX / Política y poliamor

Energía sexual CDMX / Política y poliamor

Energía sexual CDMX / Política y poliamor
0

Jorge Samuel Del Villar

@delvillarmexico

La lógica política después del 2018, cambió. Quien se quiera seguir aferrando al pasado va a perder. Los esquemas sociales se están transformando, incluso los emocionales. En la última década, se ha presentado un fenómeno: el poliamor, en donde ya no se habla de parejas sino de triejas en adelante.

El compromiso no es con una persona sino con un grupo. En estos asuntos, nuestra capital siempre lleva la delantera. El ser humano se sorprende ante lo nuevo y lo juzga, mas no por ello significa que nuevos comportamientos estén más apartados de la condición humana. 

El artículo de la BBC de Londres, firmado por Brandon Ambrosino, intitulado “El invento de la heterosexualidad” habla de cómo la heterosexualidad es un constructo social. No fue hasta 1934 que se le concedió a la “heterosexualidad” la connotación de “normalidad” que tiene hoy en día. 

De acuerdo a Hanne Blanck, antes de 1886, no se catalogaban a las personas en heterosexuales y homosexuales. Se catalogaba y se juzgaba el acto sexual. En el artículo del medio británico se revela que fue el periodista húngaro Karl Maria Kertbeny quien dividió y nombro a los actos en heterosexuales y homosexuales, mas no a los individuos.

Lo aceptable o no aceptable del acto sexual residía en su aspecto procreativo o no-procreativo. Todo acto sexual que no estuviese dirigido a la procreación era “anormal” o censurable. “En 1901, el diccionario médico Dorland’s definía la heterosexualidad como ‘apetito anormal o pervertido hacia el sexo opuesto’; en 1923, el diccionario Merriam Webster de manera similar definía la heterosexualidad como ‘pasión sexual mórbida por alguien del sexo opuesto’.

No fue hasta 1934 que la heterosexualidad fue agraciada con el significado con el que estamos familiarizados hoy en día: ‘manifestación de pasión sexual por alguien del sexo opuesto; sexualidad normal’. (BBC, Ambrosino, marzo 2017). ¡¿A quién se le ocurriría que la heterosexualidad hace tan sólo 85 años sería vista como anormal y pervertida?! En esa época, mis abuelos ya estaban bien entrados en sus veintes. . .  tampoco estamos hablando de hace 10 mil millones de años…. Como cuando los búfalos pastaban en Nueva York. 

Así como en los vínculos sexuales, se avizora una transición en las formas de representación política en México. Pareciera que la presente administración no representa el inicio de una nueva era, sino el final de otra. Desde 1924 el sistema político mexicano se ha caracterizado por una figura presidencial omnipotente que no acepta compartir el poder, centralizado en lo absoluto en su persona. Lo natural es que eso tienda a su exterminio, justo a los cien años de su consolidación. En 1924 Plutarco Elías Calles, fundador de una maquinaria electoral, más que de un partido político, fue electo presidente.  

El próximo liderazgo de México tendrá que ser grupal. Algo más parecido a los sistemas parlamentarios democráticos. En ellos, el poder se comparte entre el Jefe de Gobierno y el Jefe de Estado. El Jefe de Gobierno no es otra cosa que un diputado más, y sólo lo eligen, los votantes de su distrito. El partido que obtiene el mayor número de diputados es el partido que gobierna y el líder de dicho partido es quien asume la Jefatura de Gobierno.

Los miembros del gabinete también son diputados, a veces incluso antagónicos a su propio jefe, como fue el caso de Winston Churchill. No como aquí que los integrantes del gabinete son gatos sin opinión propia. En estos regímenes parlamentarios, la gente vota por un conglomerado de personalidades, a veces hasta de otros partidos, para generar coaliciones. Eso sí es poliamor. 

En 2024, México debe formar una planilla de gente de diversos sectores y distintas ideologías pero unidos por una causa en común. No puedo dejar de ver ahí a Lía Limón, quién desde la sociedad civil ha luchado una batalla legal en instancias nacionales e internacionales a favor de las Estancias Infantiles, que por cierto, ahora se le quiere concesionar al presidente del PT.

tags:

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.