Home Influyentes Colaboradores ENERGÍA SEXUAL CDMX / Todo el tiempo nos observan

ENERGÍA SEXUAL CDMX / Todo el tiempo nos observan

ENERGÍA SEXUAL CDMX / Todo el tiempo nos observan
0

Jorge del Villar

El sexo y el amor virtual son de lo más populares. Cada vez son más frecuentes las relaciones sexuales-emocionales de parejas que nunca se han conocido físicamente y literalmente se sienten enamorados. Todo lo que hacen es a través de internet. ¿Cómo influye esto en la psique humana? Quizás lo vamos a descubrir en el futuro, todavía el fenómeno es bastante reciente dentro de una perspectiva histórica.

Se ha observado en un número significativo de casos, que cuando estas parejas cibernéticas se conocen en persona, ya no se atraen de la misma manera y su relación termina. Una razón podría deberse a que la personalidad de los individuos se modifica cuando utilizan aparatos electrónicos. Mucha gente que en chates de lo más liberal, espontáneo o chistoso; en persona es justamente lo opuesto. A través de los artefactos electrónicos, las personas son mucho más desinhibidas que en persona. Son capaces de mandar un video de sí mismos, abriendo su intimidad a 20 mil cibernautas, pero nunca se atreverían a hacerlo frente al público del Estado Azteca.

No internalizar los peligros de la internet es un gran error, literalmente nos deja desnudos. Si una amante despechada siempre ha sido peligrosa, con las prácticas electrónicas, esto se vuelve literalmente fatal. Pregúntenle al exfutbolista Zague.

Debido a que no conocemos técnicamente cómo funciona internet, no entendemos la magnitud del riesgo que representa. Cada país tiene sus normas particulares y en la mayoría de los casos, ni siquiera hay normas. Sin embargo, en términos generales, los gobiernos de los países tienen derecho a acceder a TODA la información que TODO ciudadano envía a través de internet. O sea que si una madrecita decide enviarle la foto de sus partes privadas a su marido, que se encuentra de viaje; el gobierno de su país tiene derecho a acceder a dichos datos. Así que aguassss.

Como internet no está debidamente legislado, el uso de la información privada de los ciudadanos queda en el rubro de la discrecionalidad de los gobiernos. En aquellos países más democráticos, como supuestamente lo es EU; oficialmente utilizan esta información exclusivamente para temas de seguridad nacional. Por su parte, hay regímenes autoritarios como el de Irán que ni siquiera son muy discretos en utilizar esta información para combatir a sus adversarios y críticos políticos.

Esta información que poseen los gobiernos es igual de poderosa que las seis gemas de los Avengers. Es decir, representa TODO EL PODER. La actual legislación les permite meterse a nuestra psique y a nuestra intimidad. Si uno acude a una psicoterapia, existen leyes que protegen al paciente para que el terapeuta no difunda la información que ahí se comparte. Sin embargo, con la internet, no sucede lo mismo. Compañías privadas y gobiernos del mundo sustraen todo el tiempo información de la psique de los ciudadanos; saben TODO lo que hay en nuestros celulares, que prácticamente es todo sobre nosotros mismos. Nuestros gustos, preferencias, lugar de residencia, cuentas bancarias, relaciones personales, contactos, actividades y agenda.

Mecanismos sucios pero legales han sido utilizados en campañas electorales y en  funciones de gobierno. Hay agencias publicitarias digitales dedicadas a crear masivamente cuentas de usuarios falsas. A cambio de dinero, los candidatos, gobernantes o empresas, las contratan para literalmente destruir en términos de imagen pública a la persona, periodista o producto que deseen. Asimismo los gobiernos tienen la capacidad de bloquear el destino de la información que los usuarios publican. Por ejemplo si un ciudadano escribe en Facebook un mensaje en contra del presidente de su país, el gobierno tiene la capacidad para determinar a quienes le llega dicho mensaje y a quien no. No sorprende que haya agrupaciones como Anonymous, dedicadas a combatir esta invasión y control totalitario por parte de los gobiernos.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.