Home Influyentes Colaboradores EVIDENCIAS / La esquizofrenia sobre el aborto

EVIDENCIAS / La esquizofrenia sobre el aborto

EVIDENCIAS / La esquizofrenia sobre el aborto
0

Patricia Sotelo

Fue esquizofrénico lo que pasó en estos días en relación al tema del aborto. Primero, el Congreso de Nuevo León aprobó una reforma a la Constitución de ese estado para garantizar el derecho a la vida desde la concepción y castigar con cárcel a las mujeres que decidan interrumpir su embarazo.

En reacción a esto, Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, planteó despenalizar el aborto en todo el país a través de un Código Penal único y proteger, así, a todas las mujeres para que no sean criminalizadas.

Después, vimos a la senadora por Morena, Lilly Téllez, explotar en el Senado contra quienes le dejaron un pañuelo verde (símbolo del apoyo a la interrupción legal del embarazo) en su asiento y se reveló como una auténtica militante de Provida al gritar que ella representa a las mujeres que consideran el aborto como un asesinato.

Y por si fuera poco, en plena conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que la despenalización de la interrupción del embarazo “no es prioridad” de su gobierno. Y ante activistas defensoras de los derechos de las mujeres bateó el tema y dijo que lo llevaría a una ¡consulta pública!

Sin duda, la despenalización del aborto es un tema polémico. En este espacio ya lo hemos tratado, pero hoy resulta importante retomarlo por la gravedad de las declaraciones presidenciales.

Señalar que “no es prioridad” para el actual gobierno atender este tema, significa que López Obrador desconoce que se trata de un asunto de salud pública, no de moral. De acuerdo con el Grupo de Información en Reproducción Elegida, GIRE, el aborto inseguro es la cuarta causa de muerte materna en México.

Que el gobierno priorice la lucha contra la corrupción y busque garantizar la seguridad, no debe ser pretexto para aplazar temas centrales de las mujeres como es proteger sus derechos y combatir la violencia de género.

De hecho, hay una contradicción entre la posición del mandatario con la de su secretaria de Gobernación, quien busca despenalizar el aborto en todo el país, y de hecho ha declarado que “su vida va de por medio” en lograr este objetivo.

¿Qué opinará Sánchez Cordero de las declaraciones de su jefe? ¿Tendrá el arrojo de enfrentarlo y evitar la locura que representaría una consulta ciudadana sobre el tema? ¿Le dirá que “los derechos no se consultan”, tal y como le gritaron a López Obrador las mujeres que asistieron a dicho evento?

Y en otra arista esquizofrénica, la senadora Lily Téllez no solo fijó su posición para llevar a la cárcel a las mujeres “criminales” que aborten, sino que también dijo que promoverá una reforma constitucional para defender la vida desde la concepción en todos los estados del país y que la CDMX “corrija el rumbo que ha tomado”.

Por supuesto se refiere a dar marcha atrás a la ley local que desde 2007 permite la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación. Por cierto, desde entonces, en la ciudad no se han registrado muertes por aborto.

La declaración de Téllez es una clara afrenta a las conquistas de las mujeres en la CDMX, por lo que corresponde una respuesta clara de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y de las diputadas y diputados del Congreso capitalino. Las mujeres de esta ciudad esperamos que defiendan nuestros derechos.

Discutir sobre si se está de acuerdo o en contra del aborto no lleva a nada. El debate es si una mujer que decide interrumpir su embarazo debe hacerlo en forma segura o en la clandestinidad, con el riesgo de morir. Porque ninguna mujer quisiera abortar, pero la que se ve en la necesidad de hacerlo, lo hará a pesar de que una ley lo prohíba.

Por lo tanto, se equivoca AMLO al pretender llevar el tema de la interrupción del embarazo a una consulta pública. La Organización de las Naciones Unidas ha declarado como un derecho humano el aborto legal y seguro. El Estado debe garantizarlo, no consultarlo. ¡Basta de esquizofrenias!

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.