Home Influyentes Colaboradores LA ANTÍPODA OSCURA / Quiénes llegan y quiénes aún no

LA ANTÍPODA OSCURA / Quiénes llegan y quiénes aún no

0

Por Alberto Cuenca

@cuenquita

Ya se conoce parte del gabinete de Claudia Sheinbaum y, como en campaña lo adelantó, su equipo de colaboradores contará con un alto perfil técnico y especializado en las tareas que tendrá encomendadas.

c, lo que puede ser muy bueno o quizás muy malo para lo que van a enfrentar.

De estos integrantes del gabinete, hay cuatro licenciados y curiosamente son los de perfil político y operativo, como Rosa Icela Rodríguez, en Gobierno; César Cravioto en la Comisión de Reconstrucción; Alfonso Suárez del Real, en Cultura, e Iván Escalante en Comunicación Social. Hay además nueve con maestría, un ingeniero y tres con doctorado.

En experiencia de gobierno, 13 de ellos pueden decir que saben de administración pública, pero en cuatro casos la trayectoria profesional se ha centrado en la academia y dentro de organizaciones no gubernamentales.

Así, por ejemplo, la próxima secretaria de Desarrollo Social, Almudena Ocejo, tiene estudios de posgrado por la Universidad de Nueva York, es profesora de asignatura en el ITAM y por más de 15 años ha participado en el diseño e implementación de políticas públicas. Su único paso por el sector gubernamental ocurrió en la Secretaría de la Función Pública, donde fungió como directora de Monitoreo Ciudadano.

La doctora Rosaura Ruiz será la secretaria de Educación, Ciencia y Tecnología. Su currículum es impresionante, porque además de ser miembro del Sistema Nacional de Investigadores, ocupó el cargo de directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, fue presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias y ha tenido diversos cargos de importancia en la máxima casa de estudios, pero no en el gobierno.

La maestra en antropología social Gabriela Rodríguez, será titular de la nueva Secretaría de las Mujeres. Por 30 años ha laborado en organizaciones de la sociedad civil enfocadas al estudio de género y la sexualidad. Una de sus tares más recientes fue la de diputada constituyente.

Mención especial, porque no la tendrá nada fácil, es la del futuro secretario de Movilidad, Andrés Lajous, quien deberá lidiar con unos peculiares líderes de taxistas, microbuseros, piratas y mototaxistas, que imponen su ley en las calles capitalinas.

Lajous tendrá que demostrar que sus dos maestrías, una en la Universidad de Princeton y otra en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, le dieron las tablas para afrontar a los colmilludos transportistas chilangos. Para él, está será su primera experiencia en la administración pública.

Más allá de quienes quedan, también destacan los nombres de quienes fueron activos colaboradores durante la campaña y que no aparecieron en los anuncios del nuevo gabinete.

De entre las ausencias, la más importante fue la de Esthela Damián, coordinadora de la campaña de Sheinbaum.

Tampoco estuvo Florencia Serranía, especialista en temas de transporte y que se perfilaba para ser la secretaria de Movilidad.

Quizás ellos encajen en los siguientes nombramientos, porque Sheinbaum aún no designa al jefe o jefa de la policía, donde ya suena Esthela Damián; a la titular de Salud, donde se perfila Assa Cristina Laurell; al secretario de Desarrollo Rural, donde podría encontrar acomodo Avelino Méndez; a la dirección del Metro, que podría ser para Florencia Serranía; ni al encargado del Sistema de Aguas, a donde llegaría Germán Martínez Santoyo.

En el caso de la Procuraduría y la Contraloría, la Constitución de la Ciudad de México dispone procesos distintos para la designación, pues en el caso del primero se convertirá en Fiscalía General de Justicia y la propuesta saldrá del Consejo Judicial Ciudadano, para su ratificación en el Congreso local; mientras que el contralor es una terna que debe proponer la Jefa de Gobierno a los diputados locales.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.