Home Influyentes Colaboradores La hora de las mujeres

La hora de las mujeres

0

Por Alejandro Zúñiga

Todo parece alinearse para que, en los próximos años, las mujeres asuman un papel preponderante y protagónico en la vida política, económica y social del país.

El voto ciudadano de la reciente jornada electoral fue inédito por muchas razones. Le dio la Presidencia de la República, por primera vez, a un partido de izquierda y a un egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Pero también la pasada elección fue el motor que catapultó, posicionó y empoderó en la vida política nacional, como nunca antes, a la mujer mexicana.

En el Senado de la República, cuyos integrantes se renuevan cada seis años, la actual legislatura 2012-2018 es la que había alcanzado el mayor número de mujeres, con el 32 por ciento.

En tanto, en la Cámara de Diputados, cuya renovación es trienal, la actual Legislatura 2015-2018 es donde se habían logrado colocar más mujeres diputadas, con el 42 por ciento del total.

Pero ahora, por primera vez en la historia de México casi la mitad de las 500 diputaciones y de las 128 senadurías que conforman el Congreso de la Unión serán ocupadas por mujeres. Esto significa que la LXIV Legislatura, que tomará posesión el próximo 1° de septiembre, pasará a la historia como la primera que se conforme con el mayor número de mujeres.

Será, pese a la cultura machista que prevalece, el primer Congreso que consolide la paridad de género en el Poder Legislativo, al casi igualar las mujeres a los hombres en número, en las dos instancias legislativas.

Esto es en el ámbito Legislativo, pero en el Ejecutivo también se fortalece la equidad de género.

Por primera vez los electores depositaron su confianza en una mujer y la doctora Claudia Sheinbaum Pardo -de trayectoria académica impecable- gobernará la Ciudad de México, nada menos que la entidad más importante y conflictiva del país, sede de los tres poderes de la unión.

El segundo cargo más importante en la estructura del gobierno capitalino -ya lo anunció la próxima titular- también será ocupado por Rosa Icela Rodríguez Velázquez, otra mujer con probada experiencia en el sector público capitalino y que, paradójicamente, proviene del gremio periodístico.

En el ámbito federal también veremos en los más altos mandos del sector público, en lugares donde jamás se les había dado cabida, a mujeres sobresalientes ocupando carteras que históricamente habían sido reservadas para hombres. Es el caso de la ex ministra de la Suprema Corte, Olga Sánchez Cordero, quien pasará a la historia como la primera secretaria de Gobernación en México.

Otro sector donde se acaba de registrar un cambio de género en el mando sin precedente es en el de los arquitectos mexicanos.

Acaba de asumir la presidencia del Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México Susana Miranda Ruíz, egresada de la UNAM y especialista en planeación y diseño de edificios para la salud. Algo jamás registrado en los más de 70 años de vida de esta institución gremial y de fomento académico.

Pero serán muchas más las mujeres que veremos pronto tomar decisiones sobre el rumbo del país y el futuro inmediato de todos los mexicanos.

En el sector público federal se perfilan destacadas académicas como secretarias de Estado: Rocío Nahle, en Energía; María Luisa Albores, en Desarrollo Social; Josefa González Blanco Ortiz Mena, en Medio Ambiente y Recursos Naturales; Luisa Ma. Alcalde, en Trabajo y Previsión Social, y Alejandra Frausto, en Cultura.

Otras mujeres, como Yeidckol Polevnsky y Tatiana Clouthier, también asumirán cargos no menos relevantes y concentrarán poder, influencia política y responsabilidad pública. De hecho, todavía no asumen sus cargos y ya se empieza a sentir la influencia de las mujeres en la vida nacional.

Claudia Sheinbaum anunció la creación de la Secretaría de Derechos de las Mujeres de la Ciudad de México, y no descartó proponer a una mujer para ocupar, por primera vez, la titularidad de la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX.

En tanto, Olga Sánchez Cordero ya planteó la despenalización de las drogas como uno de las acciones clave del próximo gobierno mexicano, para alcanzar lo más pronto posible la pacificación nacional.

Todo parece indicar que llegó la hora de las mujeres mexicanas y tendrán, en el corto plazo, a las mejores aliadas en el poder para combatir la violencia feminicida, el machismo, la discriminación de género y transitar hacia una sociedad cada vez más equitativa y menos agresiva para todos. Esa es la esperanza. Ojalá y lo logren.

.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.