Home Política y Gobierno Capital Político Los morenos agarran de todo

Los morenos agarran de todo

0

Tan débil y gris la ven en su propio partido, que los morenos le están echando montón a Claudia Sheinbaum para allegarle todo tipo de apoyos, a ver si su campaña prende, aunque sea un poquito.

En cada evento que le organizan, la candidata de Morena a la Jefatura de Gobierno de la CDMX duerme al auditorio. Su discurso es hueco y sin ninguna fuerza, y la gente nada más no se entusiasma.

Los animadores que en cada acto le ponen tienen que organizar porras y vivas para Morena y para ya saben quién, pues la exdelegada en Tlalpan carece de carisma o de emoción en sus palabras y nada más no convence a nadie.

A veces se presenta con ligero maquillaje; a veces con el cabello recogido; otras veces de pelo suelto, pero siempre se ve igual: rostro adusto, tono débil y mensaje hueco. Los especialistas dice, que más importante que el mensaje es el mensajero.

Por eso los morenos tienen que animar un poco la fiesta con provocaciones y violencia, o llevar a los actos a verdaderas reliquias del PRD, como Alejandro Encinas, que una vez más se mueve para agarrar hueso a final de año, aunque no tenga nada que aportar.

Por eso, sin ningún pudor, se guardan de criticar el anuncio de René Bejarano de que operará la campaña de Sheinbaum para la Jefatura de Gobierno. Ello a pesar de que el de las ligas no cuenta precisamente con la mejor fama.

La obsesión de los morenos por ganar la capital a sus odiados parientes del PRD es tal, que no se detienen en ningún momento para aceptar todo lo que se mueva, así sean delincuentes más que probados, pero que les pueden acercar votos.

El lema de campaña de Morena debería sonar algo así: “se compran colchones, lavadoras, refrigeradores y desechos partidistas que vendaaaan”.

Y es que si Morena echara en una licuadora toda la basura que ha recogido de los demás partidos, sobre todo del PRD, PT y Encuentro Social, seguramente saldría una sustancia purulenta.

Pero, como hay que ganar la CDMX como sea, pues que venga todo el que sea para levantar un poco a Claudita, que está más fría que los pueblos de la Siberia.

Porque es lamentable que la única forma de que genere algo de interés es con situaciones como las que ocasionó ayer, cuando, de manera prepotente —y eso que sólo es precandidata—, dejó estacionado su auto frente a un hotel de Reforma y le pusieron la araña.

Tuvo que ir a pagar la multa, como cualquier mortal.

Los morenos están muy confiados en que, con la figura de “ya saben quién”, puede ganar cualquiera que pongan, pero al menos tendrían que haber pensado en alguien que, por su propia cuenta, les dé aunque sea un votito extra.

CENTAVITOS… Los primeros cambios del año en el gabinete mancerista están lejos de ser los que se esperaban desde 2017, cuando se aseguraba que Miguel Ángel Mancera dejaría el cargo para ir a la grande. La salida de Julián Andradedel área de Comunicación Social se da en los mejores términos y no precedida de las sospechas entre las que salió su antecesor, Fernando Macías, quien duró un poco menos de dos años… En  lo que respecta a Rosa Icela Rodríguez, quien deja la Sederec, en realidad se va, pero se queda, pues la suple Evangelina Hernández, quien durante toda la administración mancerista ha trabajado a su lado. Por cierto, en diversas ocasiones los caciques amarillos han acusado a Rosa Icela de haber colaborado con Morena, lo cual nunca comprobaron. Ya se les hizo que se fuera y ahora que la funcionaria es libre puede hacer lo que le plazca… y todos saben que es muy amiga de Sheinbaum.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/2018/01/17/1214167

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.