Home Influyentes Colaboradores Los pre criterios de lópez obrador

Los pre criterios de lópez obrador

Los pre criterios de lópez obrador
0

Pablo Trejo

Año tras año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, nos presenta el “Documento relativo al cumplimiento de las disposiciones contenidas en el Artículo 42, Fracción I de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria”, lo que comúnmente conocemos como los “pre criterios”.

Como su nombre lo indica, el prefijo “pre” significa “antes de” y la palabra “criterio” significa “opinión, juicio o decisión que se adopta sobre una cosa”, es decir, se trata de un documento que plasma la visión que tiene el ejecutivo sobre todo lo relativo a nuestra macroeconomía y al entorno internacional de las finanzas públicas. Es un documento importante, porque representa en los hechos, el inicio del largo camino que culminará con la aprobación de la Ley de Ingresos y el Decreto de Presupuesto de Egresos para el año 2020, el cual, hipotéticamente será el año de inflexión de la administración de López Obrador.

Como lo mencionamos, los pre criterios son elaborados desde la Secretaría de Hacienda, pieza fundamental de la conducción económica del presidente, y es por ello mismo que llama la atención la aparente discrepancia de López Obrador ante las cifras presentadas por Carlos Urzúa. Una vez que se conoció que las expectativas de crecimiento de nuestra economía enfrentaban un escenario a la baja para el presente y los próximos dos años, nuestro presidente salió presuroso a declarar que él las respetaba, pero que no las compartía, ya que contaba con “otras cifras” que lo hacían sentirse optimista, y como si se tratara de desafiar lo presentado por Hacienda, declaró que “nos íbamos a llevar una sorpresita”.

Durante muchos años en los que vivimos bajo la sombra de un modelo presidencialista a ultranza y todo poderoso, los analistas carecíamos de información y de fuentes fidedignas que nos permitieran contar con cifras para hacer análisis serios y sólidos sobre el estado de nuestra economía. El oscurantismo que imperaba en ese entonces, permitía a los presidentes hacer declaraciones sobre la economía, sin que nadie pudiese objetarlas. El desarrollo de nuestras instituciones, combinadas con los adelantos tecnológicos, de acceso a la información pública, y mejores herramientas econométricas, nos permiten en la actualidad contar con datos duros oficiales para permitirnos evaluar de manera correcta la situación en nuestro país.

Siendo claros, el tema es mucho más sencillo de lo que parece: si cocinamos un platillo de 4 ingredientes, y cada ingrediente pesa 500 gramos, no habrá manera posible de que el producto final, pese 5 kilos. Por más que el cocinero nos diga que se siente optimista porque esos 500 gramos parecen un kilo, la realidad de la báscula es inobjetable. Lo mismo sucede con la economía: Si el consumo privado se mantiene estancado, si la inversión pública no crece, si el gobierno no aumenta el gasto público y si no registramos alzas espectaculares en la balanza comercial, simple y sencillamente no habrá forma de que crezca nuestra economía, por más que nuestro presidente se sienta optimista, nuestra economía no crecerá por su voluntad o por medio de un decreto.

Nada de malo tiene que el presidente tenga sus cifras; aún más, sería deseable que la información con la que cuenta sea mucho más detallada y precisa de la información con la que contamos nosotros. Si eso es cierto, López Obrador puede tener conocimiento de escenarios y de sinergias que, una vez concretadas, vendrán a apuntalar nuestra economía, y que por no ser hechos concretados, Hacienda no pueda tomarlos formalmente en cuenta,  por lo que, en efecto, sí podríamos “llevarnos una sorpresita”, la cuál sería muy bienvenida.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.