Home Política y Gobierno Capital Político Negrete no llevó a las ratas

Negrete no llevó a las ratas

0

Adrián Rueda

El reclamo de que la explanada delegacional está infestada de ratas, que se pasean impunemente por los jardines a plena luz del día sin que las autoridades hagan algo por eliminarlas, fue la luz para que Manuel Negrete saliera del oscuro túnel de Donceles.

Le salió de churro la respuesta, pero la compuso bien, al asegurar que él no llevó las ratas a Coyoacán, que éstas ya existían, pero que de todas maneras las está combatiendo.

Quienes le quisieron dar otro sentido a su respuesta hicieron la analogía con el exdelegado Mauricio Toledo y su equipo, que fueron quienes llevaron al guerrerense, el año pasado, a la alcaldía, y con quien hoy está distanciado.

En el poco más de medio año que lleva como alcalde en Coyoacán, la administración de Negrete ha sido marcada por acusaciones de corrupción, que han sido sustentadas con audios comprometedores de sus principales colaboradores exigiendo dinero.

De hecho, esos fueron los principales ataques que sus opositores le lanzaron durante su comparecencia en comisiones, donde tuvo que responder a acusaciones directas de los diputados morenos Carlos Castillo y Leticia Varela.

Incluso tuvo que soportar que Castillo, quien, como siempre, se quiso robar el show, pegara una cartulina exigiendo que renunciara como alcalde y que mejor se fuera a dirigir a los Pumas de la UNAM, equipo en que se dio a conocer el alcalde.

Lo habían acorralado bien durante prácticamente toda la comparecencia, donde Negrete no tuvo quién lo defendiera, pues la bancada del PRD le hizo el vacío, ya que el guerrerense ha dicho que no es perredista, sino externo. El ataque estuvo encabezado por Varela y Castillo, pues ambos buscan posicionarse desde ahora como los futuros aspirantes a esa alcaldía, que es una de las dos que pudo mantener el PRD en 2018.

Y estaban logrando su objetivo, hasta que el excesivo protagonismo del exempleado de Ariadna Montiel, hoy subsecretaria del Bienestar del gobierno federal, echó a perder todo y le dio la salida cómoda al alcalde.

Y el exfutbolista la aprovechó, pues, al decir que él no llevó las ratas a Coyoacán, se dio cuenta de la incomodidad que causó no sólo en los perredistas, por el tema de Toledo y sus secuaces, sino también en los morenos, porque ahí estuvieron varios años.

El propio Castillo ha hecho su carrera en esa demarcación portando la playera amarilla durante años, cuando ya estaban las ratas; hoy sigue ahí, pero sólo cambió al color marrón, porque la fama está intacta. Negrete la pasó mal, pero, al final, la libró, con todo y los gritos que a la salida le lanzaron unos cuantos revoltosos acarreados por Morena.

CENTAVITOS

Por cierto, contrario a la actitud que tomaron en contra del alcalde coyoacanense, los morenos se vieron lights con el priista Adrián Ruvalcaba, de Cuajimalpa, y de plano tapetes con el moreno de Cuauhtémoc, Néstor Núñez, a quien incluso agradecieron la clase de administración pública que les fue a dar al Congreso.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.