No me ayuden, morenos…

0

Adrián Rueda

En lo que fue la última sesión del Congreso de la Ciudad de México antes de que Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum asuman sus respectivos gobiernos, los diputados de Morena volvieron a hacer el ridículo.

Sin conducción política en el pleno, donde Valentina Batres quiere ser la muñeca del pastel a cada momento, los morenos se olvidan de debatir y para todo echan mano de su mayoría, acompañados de la novedosísima consigna: “Es un honor, estar con Obrador”.

Tratando de justificar que no se castigue la impunidad, los pejistas tomaron la tribuna con una caricatura del monero Hernández, por lo que el perredista Jorge Gaviño les dijo que si tenían permiso del PRD, pues fue hecha en 2006 para la campaña presidencial de El Peje.

La fracción de Morena no se ha dado cuenta que ya no es oposición, que ahora es mayoría absoluta, pero no se acostumbran.

Su ADN es de derrota y lo traen marcado muy profundamente, pues eso de tomar tribunas lo hacían cuando eran minoría y los aplastaban.

Valentina no es ninguna novata, pero en aras de hacerse notar y subir a tribuna una vez, sí, y otra, también, se enreda con su lengua y cuando lee con discursos y tono ochenteros, se le traba la quijada y ni siquiera lee bien, pareciera que le urge reconocimiento.

Otra clienta frecuente de los micrófonos en Donceles es su colega Guadalupe Chavira, a quien utilizan como golpeadora, solamente que a veces la mandan a misiones imposibles, como la de defender la impunidad y la corrupción.

Perdida en sus elucubraciones, Chavira emuló al extinto Cantinflas y todo hubiera quedado sólo en risas hasta que dijo que los últimos 18 años de gobierno habían sido de simulación y jamás se había hecho nada (¡toing!).

Quizá se le olvidó que justamente hace 18 años inició como gobernante Andrés
Manuel López Obrador
, quien llegó a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal en 2000. Es más, que ella misma fue delegada en Milpa Alta, y que incluso la Contraloría la investigó.

Pero como los morenos ni siquiera escuchan, sólo siguen a sus compañeros de la granja, pues que le aplauden.

No es extraño que pasen estas cosas en el primer Congreso de la CDMX, donde el nivel de la mayoría legislativa es bajísimo, y la autoridad de su coordinador es casi similar a la que José Ramón Amieva en la Jefatura de Gobierno: nadie los respeta.

Con esos aliados, El Peje y Claudia han de estar diciendo: no me ayuden, morenos.

CENTAVITOS… A través de Twitter, Paco Ignacio Taibo II pidió perdón a la comunidad gay, a las mujeres y a todo el que se haya ofendido por haber dicho: “se las metimos doblada, camarada”, para festejar que Morena impuso su mayoría en el Senado para cambiar la ley y permitir que él –aunque no sea nacido en México–, pueda asumir la dirección del Fondo de Cultura Económica. Muchos se ofendieron por el soez lenguaje del escritor, aunque lo más grave no es que sea español de nacimiento, sino que la frase “se las metimos doblada” tiene Copyright, pues fue usada en 2014 por Edgar Amador, entonces secretario de Finanzas de Miguel Ángel Mancera, cuando celebró con Manuel Granados –líder de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal-, haberles quitado a los diputados la posibilidad de etiquetar recursos en el Presupuesto de la CDMX. Eso sería un plagio del escritor y ahí sí “sería culero”, para decirlo en lenguaje Taibo… Y hablando de plagio, nada se dijo ya del futuro logo del Gobierno de la CDMX y ya se incluyó en las invitaciones a la toma de protesta de Claudia; se sigue viendo horrible.

https://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/no-me-ayuden-morenos/1281697

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.