Home Influyentes Colaboradores SCREWBALL / No mentir, no robar, no traicionar

SCREWBALL / No mentir, no robar, no traicionar

SCREWBALL / No mentir, no robar, no traicionar
0

Ernesto Osorio

Durante abril, y de acuerdo con un estudio estadístico de la consultora Integralia, un tercio de las declaraciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador en sus conferencias matutinas, falta al primero de estos principios, pues se trata de mentiras.

En últimos días, los resultados de ese estudio van de la mano con la desconfianza que permea las decisiones que han tomado los titulares de los gobiernos local y federal, tales como la construcción de una refinería en Dos Bocas Tabasco, la cancelación de las zonas económicas especiales, ante las expectativas sombrías sobre el crecimiento económico; los términos de la negociación entre la SEP y la CNTE para aprobar la reforma educativa o los recientes anuncios de la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum para enfrentar al crimen organizado que se expande por el Centro Histórico.

Los críticos argumentan vicios de corrupción, otros la poca o nula experiencia para gobernar y los más, advierten cierto arrojo y audacia para tomar decisiones difíciles, con objetivos prácticamente inalcanzables.

En ese contexto, durante el pasado fin de semana se hicieron virales dos hechos que ponen a prueba la confianza hacia el Presidente Andrés Manuel López Obrador y la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum. El primero de ellos, la amplia difusión a un documento del Presupuesto de Egresos de la Federación, extraído de un anexo publicado en el Diario Oficial en el que se asienta un donativo de 5 millones de pesos para la Fundación Elena Poniatowska; y segundo, el caso de la entrega o detención de Mónica García Villegas, dueña del derruido Colegio Rebsamen, acusada de homicidio culposo de 19 menores y 6 adultos.

Sobre el sospechoso donativo,  primero debemos entender que quien hizo público el documento del Diario Oficial en las redes sociales, fue la ex consejera del IFAI María  Elena Pérez Jaén Zermeño, mujer que desde que Andrés Manuel López Obrador fue Jefe de Gobierno en la capital, mostró su afinidad con el PAN y encabezó una dura batalla con la entonces diputada local Gabriela Cuevas para desclasificar los archivos sobre la construcción de los Segundos Pisos del Periférico.

Pérez Jaén, ha sido una mujer polémica, con una dudosa identidad por las omisiones en documentos oficiales con los que se postuló para ser Comisionada en el Instituto de Transparencia de la Ciudad de México, y con una acentuada posición anti AMLO. Es cierto que enarbola la causa de la transparencia en el manejo de los recursos públicos y eso es un punto a su favor pero, ¿no hubiera sido mejor hacer una denuncia pública ante la Auditoría Superior de la Federación o ante la Fiscalía General, con argumentos jurídicos y no sólo mediáticos que se pierden en un vulgar “twitt” como el que suelta en su cuenta?

Dice el mismo Andrés Manuel que la calumnia “cuando no mancha, tizna” y eso parece ser el resultado de la acusación que hizo la ex Comisionada del IFAI. Aunque la Fundación Elena Poniatowska, a través de la misma red ha confirmado que no ha recibido un solo centavo de recursos públicos por parte de la actual administración, los responsables de la elaboración de los anexos del Presupuesto de Egresos 2019 en la Cámara de Diputados, deben explicar el motivo por el cual aparece el monto y la referencia a la multicitada Fundación.

Dejar pasar esta acusación, sin una explicación fundada y motivada que nos convenza que no hay desvío de recursos públicos a “personas afines” al gobierno, sólo hará que esa desconfianza de la que hablamos al principio, se consolide.

El segundo hecho atañe a la esfera local. Resulta inverosímil que algo tan delicado y turbio como lo es la investigación sobre las causas del derrumbe del Colegio Rebsamen, las autoridades mismas se contradigan de manera pública, y con ello, sienten un precedente de desconfianza hacia un proceso penal en el que el reclamo principal es el de justicia.

Aunque la Secretaria de Gobierno Rosa Icela Rodríguez y la procuradora capitalina Ernestina Godoy insisten en que Mónica García Villegas fue detenida en un operativo de la policía de investigación, la hipótesis que cobra más fuerza es la de una entrega pactada.

El mismo abogado de la acusada, el polémico Javier Coello Trejo  ha demostrado que la hoy detenida en el penal de Santa Martha le comunicó el sábado por la mañana su repentina decisión de entregarse en una llamada que le hizo desde el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, luego de cerrar el acuerdo con la Secretaria Rodríguez y un diputado de quien nadie quiere dar el nombre.

¿Por qué tanto misterio?, ¿Qué puede tener de malo una negociación como para negarse con tanta vehemencia? ¿Qué se le ofreció a la acusada para que se entregara cuando había dos amparos indirectos que estaban a punto de ser resueltos a su favor para no ser detenida?

Desde que se iniciaron las investigaciones sobre las causas del derrumbe de la escuela, salieron a relucir irregularidades cometidas por ex titulares de la Alcaldía de Tlalpan y otros funcionarios que precedieron a la actual Jefa de Gobierno en esa demarcación. Nadie, hasta el momento, salvo el DRO Juan Mario Velarde Gámez, ha sido vinculado a proceso y todo apunta a que junto con “Miss Moni” serán los únicos que pisen la cárcel.

Si la Jefe de Gobierno, en verdad desea que se haga justicia, es necesario que la investigación se transparente y alcance también a quienes tomaron decisiones en el pasado, aunque ahora formen parte del Morena y que el proceso de realice con total apego al Derecho y al debido proceso.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.