Se deschongan Claudia, Alejandra y Mikel

 

12 de abril de 2018

Aunque muchos se hagan los modositos y digan que no les gusta el desgreñe en las campañas políticas, un jocoso agarrón a tres caídas sin límite se dieron ayer los tres principales contendientes al gobierno de la CDMX.

Primero en una mesa organizada por el periodista Carlos Loret de Mola en televisión, donde sentó al mismo tiempo a Claudia Sheinbaum, Alejandra Barrales y Mikel Arriola, candidatos de Morena, PRD y PRI, respectivamente, para darse un quién vive.

Cara a cara se vieron de frente los tres y, lo que se preveía como un “todos contra Sheinbaum” se volvió en “vamos a echarle montón a Alejandra”, quien recibió ataque a dos frentes, por lo que se la pasó más tiempo a la defensiva.

Por primera vez uno frente a otro se recriminaron desde la tragedia del Colegio Rebsamen, las propiedades en Miami y Las Lomas, y la “vergüenza” de tener que representar a un partido tan corrupto como el PRI, según se dijeron.

Poco espacio hubo para las propuestas, que aunque hubieron, la verdad a poca gente le interesó éso, lo que el público quería —y los contendientes lo complacieron— era un agarrón de barriada, como deberían ser los debates.

Quienes digan que prefieren escuchar propuestas pueden remitirse a los programas de gobierno que ofertan los candidatos. En un debate tiene que haber reclamos, acusaciones, chismes, contrastes y, sobre todo, aclaraciones.

Aunque todos salieron salpicados de lodo, la que salió mejor librada fue Sheinbaum, quien administró su ventaja y, aunque no explicó su mal gobierno en Tlalpan ni las acusaciones de narco a sus compañeros delegados, todo lo opacó el pleito por el segundo lugar.

Mostró un gran aplomo y por primera vez pareció dominadora y segura de sí misma, dejando que sus oponentes se peleen por el subcampeonato; habrá que ver si es cierto.

Por su parte, Alejandra se la pasó a la defensiva y, aunque en ciertos momentos mostró tablas e intentó contraatacar, la verdad es que el asunto de sus propiedades inmobiliarias y en el banco la persiguen.

El tan gastado “ya presenté mi 3de3 y no te voy a hacer la campaña porque vas en tercero”, que siempre le recita a Mikel, ya no es suficiente.

El priista pecó de necio intentando imponer la percepción —que por supuesto nadie cree— de que ya desbancó a Barrales del segundo lugar y que va porClaudia. Dejó ver una enfermiza obsesión por la fortuna de la perredista y eso lo perdió un poco.

El primer round lo ganó, sin duda, Claudia y habrá que ver si se mantiene.

Tras el debate en TV, Loret le siguió con otro en radio y ahí se llevó a Javier Lozano, Emilio Álvarez Icaza y a Mario Delgado para defender cada uno a Mikel, Alejandra y Claudia, pero acabaron agarrándose también del chongo y ventilando antipatías personales.

Un espectáculo completo y habrá que reconocer el acierto de Loret, quien en un par de horas se llevó el día con dos mesas de debate en TV y radio.

CENTAVITOS… Por cierto, así como no se vale que Alejandra evada las explicaciones sobre sus bienes con un “ya lo aclaré”, tampoco es aceptable que Claudia diga que lo de la presunta relación de Rigoberto Salgado con el narco está aclarado y por eso Morena lo hace candidato plurinominal a la ALDF. Lo de Rigo no está nada claro, sobre todo después del informe del contralor capitalino Eduardo Rovelo, quien documentó desvíos del gobierno de Tláhuac hacia un restaurante de El Ojos, muerto en esa zona por la Marina, y eso sí debe calentar.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/se-deschongan-claudia-alejandra-y-mikel/1231988


  • Articulos recientes

  • Impreso