Home Influyentes Colaboradores Sheinbaum y su proyecto, a pesar de Morena

Sheinbaum y su proyecto, a pesar de Morena

Sheinbaum y su proyecto, a pesar de Morena
0

Fernando Díaz Naranjo

Hoy tenemos una nueva administración gubernamental en la Ciudad de México, en donde Morena, por primera vez en su historia, se ha convertido en la clase dominante en nuestra Ciudad Capital. Logró un triunfo importante. Ganó las elecciones para la jefatura de gobierno con casi el 50% de los votos emitidos; ganó la mayoría de las alcaldías y la mayoría en el primer Congreso de la Ciudad de México. Esto, en una primera lectura, parece indicar que se gobernará sin importar mucho lo que la oposición diga o reclame.

En otras palabras, Morena se llevó carro completo en nuestra Ciudad Capital, y se nota que está ejerciendo dicha mayoría para materializar sus propuestas tanto legislativas como de gobierno.

Claro está que muchos de los que hoy se dicen morenistas provienen principalmente de las filas del Partido de la Revolución Democrática, con lo que quiero decir que mujeres y hombres que hoy son parte de Morena cuentan ya con una importante experiencia, ya sea en la administración pública o como legisladores.

Con base en estas breves consideraciones ¿le resultará fácil al gobierno encabezado por Claudia Sheinbaum gobernar una ciudad tan compleja como ésta? De entrada, parecería que tiene la gran oportunidad de convertirse en una gran administradora que lleve a cabo acciones que beneficien a la población. Es una gran académica, tiene experiencia al haber gobernado Tlalpan como jefa delegacional, y se ha rodeado de un buen equipo; pero, gobernar de frente será difícil y Morena puede ser su principal obstáculo.

Morena trae consigo la misma sombra que ha dañado al otrora partido hegemónico en la Ciudad de México, el PRD. Los intereses que algunos prominentes políticos establecieron en las que se les llamó las tribus del Partido de la Revolución Democrática lo dañaron más que posicionarlo ante la población.

Si hay algo que puede debilitar al gobierno de Seheinbaum y a Morena, es justamente Morena. Y esta hipótesis está en el origen mismo de Morena. Me explico:

Varios de los que hoy militan en Morena no lo hicieron por convicción propia, por considerarse de izquierda o comulgar con la ideología de Morena. Lo hicieron, en gran medida, por conveniencia.

Existen muchos militantes, legisladores y hasta funcionarios públicos que, al irse de lado de Morena, se les abrió la posibilidad de ostentar cargos importantes. En otras palabras, un conflicto que Morena no sabe superar, es el arribismo de mucha gente que resta, en lugar de sumar.

Bajo este contexto, lo que Sheinbaum debería de hacer es construir un gobierno que aglutine a funcionarios con afinidades a su filosofía, a su ideología política y de hacer gobierno; esto podría no incluir como requisito que sean de Morena.

El partido político Morena ha apoyado y seguramente seguirá impulsando la gestión de Sheinbaum, pero tarde o temprano vendrán las engorrosas negociaciones que invariablemente implicarán peticiones, presiones, posiciones en el gobierno, concesiones administrativas y, en su caso, hasta chantajes.

Con todo esto, quiero decir que el gobierno de Sheinbaum y lo que la población esperamos de ella, puede resultar truncado en perjuicio tanto de su gobierno como del propio partido gobernante Morena.

Por ello, Morena debe convertirse en una mayoría tolerante, que aglutine la participación de las fuerzas opositoras; es decir, que escuche, que atienda y que busque por todos los medios acuerdos lógicos, viables y que, al final, el objetivo primordial sea la búsqueda permanentemente del bienestar de la población.

Así, entre un gobierno y su partido político, en este caso Morena, sin ser comparsas, deben caminar por el mismo sendero; deben remar a la misma dirección y llegar a buen puerto.

A la Ciudad de México le conviene que este gobierno haga bien las cosas, de lo contrario, los daños, los reclamos y las heridas vendrán en la elección intermedia de 2021, donde se renovarán las 16 alcaldías y el Congreso de la Ciudad de México. Esperemos a ver cómo se dan las cosas. ¡Hasta la próxima!

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.