Home Influyentes Colaboradores Tren maya, legado y Texcoco

Tren maya, legado y Texcoco

Tren maya, legado y Texcoco
0

Jorge Samuel Del Villar

Son contadas las personas de izquierda que se han mantenido fieles a sus principios. Son montones quienes, desde que adquirieron puestos de gobierno, han echado a un lado sus causas a cambio de dinero y poder.

Una de las luchadoras de izquierda que en congruencia vive como piensa es Cristina Barros, quien ha rechazado jugosos “huesos” en el gobierno capitalino, para continuar su lucha desde la sociedad civil. La hija de Don Javier Barros Sierra me mandó un video explicando que es preocupante el hundimiento de 10 metros en 100 años del Valle de México y que esto vulnera la seguridad de sus habitantes. Mientras que la mancha urbana se debe detener, el video revela que el aeropuerto en Texcoco impulsaría el crecimiento en el oriente del Valle de México. Le pregunté su opinión acerca del Tren Maya y en la pantalla de mi teléfono apareció:

“Querido Jorge, lo del 
aeropuerto y lo del Tren 
Maya me parece un desas
tre social, cultural y eco
lógico. En el caso del tren 
como bien dices, se pueden 
llevar sitios arqueológicos.
 Lo que ha hecho National 
Geographic en Guatemala
 revela que bajo la selva hay ciudades enteras. Pero además destruyen la selva, un ecosistema crucial para el planeta. Y obviamente también están de por medio los pueblos mayas y la destrucción de su cultura. En lo del aeropuerto está de por medio el equilibrio de la Cuenca de México. En el video apenas tocamos unos aspectos, hay muchos más. Obras así deben analizarse con una visión de conjunto y a corto, mediano y largo plazo con todos sus componentes: ambiental, económico, cultural y social, no crees? Lo grandote ya no opera. El planeta está en riesgo.”

Quienes escribimos columnas tendemos a convertirnos en expertos de todo. Yo tomo esta actividad con suma responsabilidad. Hay temas en los que me he tardado años en formular un criterio propio. Es el caso del fracking (fracturación hidráulica) para extraer gas o petróleo. Después de años de analizar el asunto, en fuentes como la revista británica The Economist, considerando los pros y los contras en variables monetarias, ecológicas, sociales y toxicológicas, entre otras; un video sirvió de gota que movió la balanza para formular una opinión propia al respecto.

Lamentablemente, muchas veces, las políticas públicas versan en torno a elegir el menos peor de los daños. El video me lo envió Alejandra Moreno Toscano, nieta de Salvador Toscano, mujer que mucho ha contribuido desde la academia y la administración pública, entre otras cosas, a la transformación del Centro Histórico. En el tema del fracking, apoyo el posicionamiento del Lic. López Obrador y rechazo el del Lic. Vicente Fox.

Con respecto al aeropuerto de Texcoco, le confesé a Cristina Barros que todavía no tenía los suficientes elementos para formular una opinión pública y le pregunté su opinión sobre la encuesta que se realiza:

“La consulta me parece improcedente y aunque parezca contradictorio, poco democrática. ¿Tú consideras que vale lo mismo el voto de una persona que vive en Coahuila que uno de quienes habitamos en la Cuenca y vamos a ser directamente afectados? El proyecto es además muy complejo y los votantes en general carecen de información. Para una visión objetiva e informada sobre el tema te remito a este programa de TVUNAM. . .”

Así como cuento con una opinión sustentada con respecto a los mayores daños del fracking que a sus posibles beneficios, también tengo una con respecto al Tren Maya. Manuel Gamio, bisabuelo mío y padre de la Antropología en México, me dejó un legado casi genético con respecto al amor y defensa al patrimonio de la humanidad que resguardamos dentro de nuestro territorio. Sería prácticamente imposible no destruir ese patrimonio con la construcción de un tren transpeninsular.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.