Home Influyentes Colaboradores TROYA / 4T: ¡Divina Comedia!

TROYA / 4T: ¡Divina Comedia!

TROYA / 4T: ¡Divina Comedia!
0

Elena Chávez González

Ojalá a nadie se le ocurra regalarle, prestarle o alquilarle al presidente Andrés Manuel López Obrador “La Divina Comedia”, el clásico del poeta florentino Dante Alighieri, porque de inmediato mandaría al infierno, como ya lo hizo con las niñas, niños y cuidadoras de las estancias infantiles, a todos quienes considere pecadores en su reino.

Y, para variar, las mujeres que le sirven en su gobierno ni siquiera han sido capaces de protestar ante la injusticia de desmantelar el sistema de guarderías donde son atendidos un poco más de 300 mil hijos de madres trabajadoras.

De Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, no se puede esperar otra actitud que alinearse ante quien la instaló en la silla capitalina: lo que extraña es el silencio de Esthela Damián, directora general del DIF CDMX, que, al menos personalmente, creía era una mujer valiente, de valores firmes y defensora de los vulnerables.

¿Permanecer en un cargo, por menor que sea, vale más que la propia ideología? Claro, a menos que ésta no sea tan grande como para decirle a la jefa que lo que pretende su máximo líder es una arbitrariedad que perjudicará, principalmente a las niñas y niños que permanecen en las guarderías mientras sus madres trabajan para sostenerlos y educarlos.

Damián Peralta es la titular del DIF en la Ciudad de México: su voz debe escucharse, está obligada legalmente a velar por las madres trabajadoras de la capital del país, no a apoyar medidas extremas del presidente López Obrador que en todo ve, menos en su casa, corrupción e inmoralidad.

La sorpresiva decisión de Andrés Manuel López Obrador de entregar directamente a las familias sólo la mitad del subsidio para el pago de estancias infantiles ha generado una situación complicada y de incertidumbre en todo el territorio nacional, y pese a los exhortos por parte del Congreso para restituir los recursos del programa, mantiene su posición de que ahora el dinero llegará directamente a los jefes de familia.

La verdadera intención detrás de esta medida es reunir dinero para su Guardia Nacional y para los programas clientelares con cara a las elecciones intermedias del 2021.

El colmo de las ocurrencias en la 4T salió de quien menos se esperaba, del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, quien ya dio instrucciones a las madres trabajadoras para que pongan a sus padres, a los abuelos de sus hijas e hijos, a cuidar a sus vástagos por 200 pesos semanales. ¿Será que antes de llegar a administrar los recursos federales él trabajaba como cuidador de sus nietos?

Estaría muy bien que el funcionario lopezobradorista reflexione antes de proponer estrategias tan absurdas: ¿qué tan conveniente será que la gente mayor, en su mayoría poco preparada, se responsabilice del bienestar de nuestros niños?, o ¿qué elementos pueden aportar los abuelos para cimentar las bases educativas que todo niño requiere?

La puericultura se define como “el estudio y práctica de la salud, los cuidados y la crianza que debe darse a los niños durante los primeros años de vida para que tengan un desarrollo sano”, y de los abuelos pueden hacerse muchas alabanzas, pero pensar que sean puericultores calificados es descabellado.

No estamos hablando de un problema menor, pues entregar los escasos recursos a los padres para que decidan si pagan las estancias infantiles o los entregan a los abuelos para cuidar a los infantes es abrir la puerta para que los apoyos sirvan a propósitos muy lejanos a los que deberían atender.

El subsidio de mil 600 pesos bimestrales para cuidado y atención infantil está destinado a madres solteras que trabajan, buscan empleo o estudian y a padres que están solos con hijos bajo su cuidado, de entre 1 y hasta 3 años 11 meses de edad, y de hasta 5 años 11 meses en el caso de niñas o niños con alguna discapacidad.

Además, el esquema propuesto por el gobierno federal propiciaría el cierre masivo de estancias infantiles que, a su vez, se traduciría en mayor desempleo, y eso ni a los protagonistas de esta Divina Comedia les conviene.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.