Home Influyentes Colaboradores TROYA / A qué le teme Brugada

TROYA / A qué le teme Brugada

TROYA / A qué le teme Brugada
0

Elena Chávez González

Comentan en la alcaldía de Iztapalapa que su titular, la morenista Clara Brugada, tiene dotes de curandera, porque al ver y sentir por todos lados la presencia de su antecesora, Dione Anguiano, ha hecho “limpias” a la oficina donde despacha desde el primero de octubre. ¿De qué tiene miedo?

La animadversión que siente Brugada por la líder perredista es tan grande, que ordenó a sus subalternos sacar del despacho de la alcaldía todos los muebles que dejó Anguiano, por lo que haría un gasto innecesario dado que el mobiliario está en buenas condiciones.

Dicen, además, que Brugada indicó a todas las áreas de la alcaldía busquen, rastreen cualquier indicio que le permita perseguir ¿legal o visceralmente? a Anguiano, inventando cuentos tan torpes como la pérdida de aparatos telefónicos, escritorios y hasta botes de basura.

Lo que realmente pasa en Iztapalapa es que la servidora pública quiere “vacunarse” ante lo que será su fracaso como alcaldesa, pues siguiendo el ejemplo de sus líderes a nivel estatal y federal prometió un sinnúmero de cosas que ¿cumplirá?

De ahí sus recientes declaraciones a la prensa en el sentido de que la perredista dejó asuntos pendientes, laudos, desvíos de recursos y todo lo que a Brugada se le ocurra en los próximos días. ¿No será que se está curando en salud, porque todo esa que ella cuestiona será el selló de su administración?

El personal sindicalizado que no podrá mover Brugada afirma que ésta llegó a la alcaldía con una actitud de soberbia exacerbada, cuando todos saben que si está en esa posición no es por ella, sino por el “efecto de Andrés Manuel López Obrador” en la pasada campaña electoral.

Preocupa, y mucho, que en su afán por quitarse de encima el fantasma de casi 1.80 metros que mide Dione Anguiano, la morenista cancele programas sociales importantes que construyó la perredista durante su administración. Incluso, dicen, hasta el jardín que se ve desde su oficina y que los trabajadores hicieron y cuidaron, está en riesgo de ser sacrificado.

En el parque Cuitláhuac otro ser vivo puede ser víctima de Clara Brugada, se trata del invernadero que se hizo con el objetivo de regalar jitomate, lechugas, rábanos, acelgas, tomate y otras verduras a las familias de escasos recursos de Iztapalapa.

La alarma alcanza hasta a los vendedores ubicados en la explanada y la macro plaza de la alcaldía, quienes hicieron un convenio con la anterior administración para que se les permitiera exhibir sus productos en un carrito de manera ordenada y limpia.

Estas personas fueron maltratadas por Brugada cuando fue delegada “juanita” por órdenes del ahora Presidente electo.

Otro programa social que está en riesgo es el de “Animalízate” que instituyó Anguiano en beneficio de un importante sector como son los perros y gatos. Durante su gestión como delegada, Brugada no sólo ignoró este importante tema social, sino que avaló se sacrificaran miles de estos seres vivos en el antiguo antirrábico.

En materia de seguridad, ni hablar. Prometió cero homicidios, y en lo que va de su incipiente gestión ya son varias las personas que han sido asesinadas.
Prometer no cuesta nada, cumplir es lo que se duda sepa hacer la alcaldesa morenista.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.