Home Grilla CDMX Colaboradores TROYA / Claudia: ¡con la vara que midas…

TROYA / Claudia: ¡con la vara que midas…

0

Por Elena Chávez González

@88ElenaChavez

Alguien debiera decirle a la próxima jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, que vea y escuche a su máximo líder y virtual ganador de las elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador, quien de plano se olvidó de rencores y hasta invitó a José Antonio Meade a fumar la pipa de la paz, asegurando que a quien acusó de ser partícipe de la “Estafa maestra” es realmente un hombre honorable, decente, limpio e intachable.

En la CDMX sucede lo contrario: los rumores de venganza y cacería de brujas de los morenistas a los perredistas toman cauces peligrosos, que podrían generarle ingobernabilidad a Sheinbaum.

Tanto en el edificio de Gobierno, donde despachará la señora Sheinbaum, como en las instalaciones de la aún ALDF, se escucha que por órdenes superiores de la virtual ganadora local se investigará a fondo dónde y cómo se usaron los recursos públicos y si éstos fueron a parar a las campañas electorales del PRD, para cortarle las cabezas a los responsables y hasta enviarlos a la cárcel.

Dicen, los morenistas no olvidan que sus antiguos compañeros de partido se les enfrentaron en distintas ocasiones y en diferentes delegaciones, como Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón, donde Víctor Hugo Lobo, los hermanos Moreno y Leonel Luna “son los culpables”.

En el GCDMX, la atención morenista está en tres principales secretarías: Desarrollo Social (encabezada durante los últimos meses por el actual mandatario José Ramón Amieva), Movilidad y Seduvi, además de las que comandaban los hermanos Serna, los principales operadores políticos y económicos del ahora senador Miguel Ángel Mancera.

La tan renombrada amnistía política de AMLO, que prometió durante su campaña y que ya está echando a andar como ganador, nunca estuvo en los labios de Claudia Sheinbaum, quien siempre advirtió al entonces Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, que se castigaría la corrupción de su gobierno.

La ex delegada de Tlalpan quiere cuentas claras, quiere que se sienta su poder, quiere demostrar que su compromiso de acabar con la corrupción va en serio, cuando su principal preocupación debiera ser que este cáncer no contamine a los que van a gobernar a su lado. No se trata de “borrón y cuenta nueva”, pero lo que es inadmisible es su pretensión de perseguir políticamente a los perredistas porque se quedaron en el Sol Azteca en lugar de brincar a Morena.

Claudia Sheinbaum ya dio un buen paso: cortar a los oportunistas que no alcanzaron privilegios en el PRD y se pasaron a Morena con la idea de conseguir alguna diputación o, por lo menos, al interior de la administración de la Ciudad de México.

Los nombramientos de su gabinete, la mayoría académicos sin experiencia, han generado expectativa positiva de que entran con el propósito de hacer funcionar a la ciudad, de que darán resultados en materia de desarrollo social, transporte, derechos humanos y seguridad. Eso es lo que queremos los habitantes de esta gran urbe, y sus pleitos o rencillas políticas no nos interesan. Al final, volverán a encontrarse, saludarse y abrazarse, mientras la sociedad vive confrontada por su culpa.

Bien haría Claudia en emular a AMLO, que después de tantos años de perseguir la Presidencia de la República olvidó los ataques en su contra y hoy departe con todos los que fueron sus enemigos. La política es cruda, dura, amarga, envilece, pero también enaltece a los que verdaderamente entran en ella para servir…

Claudia: ¡Con la vara que midas, serás medida!

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.