Home Influyentes Colaboradores TROYA / Senadoras al borde de un ataque…

TROYA / Senadoras al borde de un ataque…

TROYA / Senadoras al borde de un ataque…
0

Elena Chávez González

La sonrisa socarrona o, más bien, la mueca irónica un tanto burlona que siempre acompaña a Martí Batres, presidente del Senado, se le congeló cuando sus compañeras legisladoras lideradas por la morenista Malú Micher exigían detener la violencia contra las mujeres, sobre todo la que llevan a cabo esos hombres que, al amparo del poder, entre ellos magistrados y legisladores, abusan de sus parejas.

En medio del griterío femenino, Batres guardó silencio en el momento en que Micher pedía a las senadoras se abstuvieran de ir a recibir a Noé Castañón, acusado de violencia intrafamiliar en contra de su ex esposa Mayte López, y quien asumiría por orden del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) la senaduría por el PRI.

¿Será acaso que al presidente de la Jucopo se le hizo remolino la memoria al recordar que años atrás él fue acusado de lo mismo?

Batres, el que ha tenido cinco hijos con diferentes mujeres y es hoy flamante presidente del Senado mexicano, enfrentó la acusación de su ex esposa Cristina Gaytán de no entregar pensión alimenticia a su hija, so pretexto de no percibir un salario fijo como dirigente de Morena.

“Martí, no pagas la pensión de tus hijos”, se leyó en una de las pancartas que el grupo de mujeres que acompañaban a Gaytán exhibieron en el entonces Monumento a la Madre, muy cerca de donde ahora despecha el senador que lleva su comida en un “tupperware”.

¿Cumplirá con dar pensión y por eso come en su oficina, para dar a entender que no le alcanza lo que gana, y menos con la reducción de su dieta? Malú Micher, no sólo veas la paja en los ojos de los priistas, le diría Jesucristo. ¡Hipócritas!

Mudo, con la vista fija en el área de reporteros donde se encontraba Mayte López, la ex pareja de Castañón, Martí Batres cambió su típica sonrisa por una expresión de preocupación, al ver que la mayoría de las senadoras de las distintas fracciones casi lo encapsulan pidiendo solidaridad para una mujer a la que un legislador, alguien que supuestamente hace leyes, le quitó a sus tres hijos sin darle la posibilidad de verlos.

Pero no sólo Batres tiene un pasado de violencia intrafamiliar: cómo olvidar al magistrado en retiro Genaro David Góngora Pimentel, quien valiéndose de sus relaciones y poder como “defensor” de la justicia encarceló a su ex pareja Ana María Orozco, con quien procreó dos hijos, a los que regateaba el obligatorio sustento.

Días después de que se supo públicamente de su personalidad de “Don Juan”, el ex magistrado allegado a Morena, para no variar, enfrentó otra denuncia mediática de una ex compañera de la SCJN, Rosalba Becerril, con quien tuvo también dos hijos, a los cuales al parecer tampoco quería alimentar.

Si volteamos un poco hacia los gobernadores guindas, en Morelos ahí está Cuauhtémoc Blanco, quien no solamente sentía placer al patear el balón como futbolista, le encantaba o encanta golpear a sus parejas y aplicarles la “cuauhtemiña”.

¡Violencia intrafamiliar e irresponsabilidad a todo lo que da en las filas de la cuarta transformación!

Como mujer, condeno cualquier acto de violencia contra mi género; es más, le pediría a Malú Micher, ex directora del Instituto de las Mujeres en la Ciudad de México, que investigue a sus compañeros de partido, porque muchos tienen doble personalidad: públicamente son hacedores de leyes y justicieros, pero en su casa se convierten en golpeadores, verdugos y maltratadores psicológicos.

La morenista ya cuenta con una pista para descubrir a los hombres que son farol de la calle y obscuridad de su casa, y tienen a las mujeres al borde un de ataque…

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.