Home Influyentes Colaboradores Una fiesta de tres celebraciones

Una fiesta de tres celebraciones

Una fiesta de tres celebraciones
0

Eduardo León

En unos días, la mayoría de los mexicanos celebrará el Día de la Candelaria, una fiesta de los cristianos en honor a la Virgen de la Candelaria o también conocida como Virgen María de La Candelaria, una santa cuyo origen es Tenerife, una isla perteneciente a España. El nombre de esta santa se derivó del candelero o candela que hace referencia a la luz santa que guía al buen camino de la salvación e intensifica la fe en Dios.

El 2 de febrero, fecha en la que se festeja a la Candelaria, finaliza el periodo Navideño, pues han pasado 40 días después de haber festejado el nacimiento del Niño Dios.

Esta celebración comenzó siendo una acción penitencial en memoria de la Purificación de María y la presentación de Jesús al templo. Como marcaba la ley, María se presentó al templo para purificarse de la sangre derramada en el parto, y Jesús fue llevado para ser consagrado al Señor. Ahí se encontraron con el anciano Simeón, quien se refirió a Jesús como luz para iluminar a los gentiles.

El origen de la fiesta de la Candelaria surge en el Oriente, donde es nombrado el “Encuentro”. Años más tarde, esta tradición se fue extendiendo hacia el Occidente durante el siglo VI, y después hasta Roma, y así hasta llegar a cada parte del mundo que fue adoptando esta costumbre. Dicha fiesta se celebra cada 2 de febrero de acuerdo al calendario católico y de un pasaje de la Biblia donde se menciona que en esta fecha se presenta al Niño Dios, o bien, al Niño Jesús ante el Templo de Jerusalén y a la purificación de María, esto según el cumplimiento de las predicciones del Antiguo Testamento.

Esta tradición, que cada año celebramos gracias al Día de Reyes, cuando nos reunimos para partir y comer la rosca, tiene orígenes prehispánicos y católicos, pues en aquella época los habitantes de varios poblados llevaban a la iglesia mazorcas con el fin de que estas fueran bendecidas para sembrarlas posteriormente y así cumplir con elciclo agrícola.

Este ritual, que hacían nuestros antepasados el 2 de febrero, que de acuerdo al calendario azteca era el primer día del año, lo celebraban en honor a Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl, y coincide con el día en que se presentó al Niño Jesús ante el Templo de Jerusalén. Así se mezclan las tradiciones indígenas con las españolas. Así se empieza a celebrar el Día de La Candelaria.

En la Ciudad de México esta fiesta ha sido adoptada de manera muy especial, los católicos tienen la costumbre de que cada 2 de febrero llevan al Niño Dios a la iglesia para que escuchen misa. Los visten de diferente color dependiendo de las veces que se ha llevado a la iglesia, y en otros lugares del país solo se acostumbra comer los tamales en familia, en el trabajo, e incluso en la escuela.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.