¿Vives en una delegación gris?

 

27 de junio de 2017

Por Miranda Conde

En la Ciudad de México, la mayoría de sus habitantes están imposibilitados para disfrutar del mínimo de áreas verdes recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señala que deben ser nueve metros cuadrados.

Según un estudio elaborado por el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para la administración local, únicamente nueve de las 16 delegaciones políticas cumplen con dicho estándar.

El documento refiere que en promedio, cada uno de los más de ocho millones de capitalinos disfrutamos de 17 metros cuadrados de estos espacios, no obstante, la percepción física es muy distinta.

Lo anterior, debido a la proliferación de las construcciones para la vivienda, de tipo comercial, así como para oficinas que se registra en la mayoría de las demarcaciones.

De acuerdo con la Ley Ambiental de Protección a la Tierra, aquellas demarcaciones que no cumplan con el mínimo de metros cuadrados deberán buscar la manera de incrementarlos para beneficio y disfrute de sus habitantes.

En su artículo 10 se precisa que la ampliación puede ser a través de la creación de nuevas áreas, ampliando barrancas, creando azoteas verdes o retirando el asfalto en zonas prohibidas.

Sin embargo, en la mayoría de estos territorios la tendencia es inversa y atienden a la demanda creciente de nuevos edificios que traen consigo la expansión de la mancha urbana, lo que reduce la posibilidad de multiplicar las zonas verdes en la ciudad.

En los últimos años, la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) ha dado prioridad al cobro económico por la afectación de árboles y las áreas verdes en grandes obras públicas y privadas.

Esto aun cuando cuenta con la Norma Ambiental NADF-001-RNAT-2015 que señala que debe dar prioridad a la no afectación de árboles, así como la restitución de ellos en grandes desarrollos.

Foto: Twitter @SEDEMA_CDMX