Y los residuos de las construcciones, ¿para dónde?

 

11 de octubre de 2017

Por La Mafia del Poder

Poco a poco la vida en la ciudad está retomando su ritmo después de tres semanas del sismo, desafortunadamente, para los cientos de capitalinos que perdieron sus hogares la normalidad todavía está lejana.

No así los funcionarios, quienes ya están agarrando el ritmo otra vez, pero para comenzar los negocios a expensas de las necesidades que se crearon luego de la emergencia que ocasionó el temblor.

Por donde se le empiece a rascar de las acciones que está emprendiendo la administración capitalina emana pus de lo que es, si no corrupción clara y llana por lo menos sí conflicto de intereses o, en el mejor de los casos, hacer como que no ven para que otros se despachen con la cuchara grande.

Ya se está viendo el contubernio con el cártel inmobiliario de la capital y la Ley de Reconstrucción que diseñó el Gobierno de Miguel Ángel Mancera, o la intención de desaparecer 268 hectáreas de un Área de Valor Ambiental para convertirlas en un polo de desarrollo inmobiliario.

Esto último, a la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, le ha pasado completamente de noche, y lo mismo le está pasando con el asunto de los residuos de la construcción, mejor conocidos como escombro o cascajo, que se ha generado y que continuará generándose con las demoliciones de edificios que ya están en puerta.

El problema en la capital es añejo y nunca ha tenido una solución definitiva. De arrojarse al Bordo Poniente hace 20 años, se pasó a intentos de reutilizarlo con programas a los que no se les dio seguimiento ni impulso más allá del arranque.

Pero ahora se les ha presentado una mina de oro a quienes pretenden manejar la disposición de estos residuos, pues pretenden que sean llevados a destinos tan lejanos como Morelos y Puebla, además del Estado de México.

Hasta el momento se desconoce cómo será el procedimiento para transportar estos residuos, es decir, quiénes se encargarán de depositarlo en los camiones para el traslado, será una empresa, varias o lo hará personal del gobierno; de quiénes serán los camiones; a qué sitios específicamente se depositarán, si desde la CDMX lo harán hasta Morelos o Puebla o exclusivamente lo harán en el Estado de México.

Cómo se harán los pagos y qué tarifas se pagarán; qué porcentaje será sólo de transporte y cuánto costará el metro cúbico depositado en cada sitio, éstas son algunas de las dudas que no aclararon.

La Semarnat les hizo firmar un acuerdo a los encarados del medio ambiente en esas cuatro entidades, pero en el caso de la ciudad hay otro dato sumamente interesante.

En territorio capitalino está la única empresa recicladora de residuos de la construcción en el país, y también existe un centro de transferencia, autorizado por el gobierno, para el manejo de los mismos.

¿Qué ha pasado con ellos? Pues que han sido ignorados por completo por las autoridades, o no saben o no se acuerdan que existen esas compañías en la capital, o no quieren repartir ni migajas del negocio.

O de plano, como uno de ellos fue autorizado por la administración de Marcelo Ebrard, pues les da escozor cualquier cosa que esté relacionada con el ex jefe de Gobierno.

Las privadísimas reuniones de Morena

Cuentan que los gerentes, perdón, dirigentes de Morena se han estado reuniendo para evaluar la situación en torno al lamentable asunto del colegio Enrique Rébsamen.

Les encendió las alarmas porque es un tema que puede ocasionarle muchos problemas a Claudia Sheinbaum, su próxima candidata a la jefatura de Gobierno y actual jefa delegacional en Tlalpan, demarcación donde se ubica la escuela.

Quieren mantener el asunto tan reservado y que no se filtre ni un detalle de las reuniones, que sin importar si es Martí Batres, la misma Sheinbaum, Andy, el aprendiz de Mesías, Clara Brugada o el recién incorporado Jesús Valencia, todos entran sin celular y sin asistentes.

De la estrategia y las propuestas que se hacen en esas reuniones nada se sabe aún, pero al parecer, la idea es esperar y reaccionar, para no enturbiar innecesariamente el ambiente.

*El Irreverente publica de lunes a viernes.


  • Articulos recientes

  • Impreso