Connect with us

Economía para Principiantes

¿QUÉ NOS DEPARA EL 2021?

¿Qué podemos esperar del 2021? para ser realistas, un año más complicado que 2020, lo que nos deja solo dos oportunidades…

Avatar

Published

on

Ninguno de nosotros, en su sano juicio, podría afirmar, en estas mismas fechas del año pasado, que 2020 se convertiría en el año en que cambiaría el mundo. Ni siquiera los más pesimistas se hubiesen atrevido a apostar que esas noticias que provenían de una lejana ciudad en China, nos alcanzarían con tal velocidad y magnitud. En las noticias veíamos imágenes surrealistas y todos pensábamos que se trataba de amarillismo, de una de esas noticias que aparecen por estas fechas para que los medios de comunicación tengan algo que ofrecer en épocas de guardar.
Si hacemos el recuento, todo ha pasado tan rápido como cuando nos subimos a una montaña rusa. De pronto, nos dimos cuenta de que lo que veíamos lejano, lo teníamos, literalmente frente a nuestras narices, y de la misma forma en que pensábamos que se trataba de una exageración, ahora mismo no sería exagerado afirmar que, todos conocemos a alguien que haya sido contagiado, o incluso haya perdido la vida. Si nos remitimos a la frialdad de los números, la vida de mas de 120 mil familias mexicanas cambió de manera radical con la muerte de alguno de sus integrantes.
¿Cuántos difuntos o difuntas jugaban el rol de jefe o jefa de familia? ¿cuántas familias se han quedado sin su principal soporte económico? ¿Por qué siempre pensamos en los estragos de la pandemia en la economía en términos del PIB o de los empleos perdidos y no de las familias rotas, de los sueños sin cumplir?
Tal vez lo más complicado sea que, estamos muy lejos del remanso. Parecería que caminamos por el desierto y no encontramos el anhelado oasis. Las autoridades nos prometen hasta el hartazgo, que la vacuna está a la vuelta de la esquina, pero las matemáticas no mienten, y las cuentas, nomás no dan.
¿Qué podemos esperar del 2021? para ser realistas, un año más complicado que 2020, lo que nos deja solo dos oportunidades: O un plan de rescate mucho más agresivo de parte del gobierno, que contemple transferencias monetarias suficientes para que la gente permanezca en sus hogares; o una desobediencia civil colectiva, en donde todos aquellos que viven al día hagan caso omiso de las medidas de restricción y salgan a la calle en búsqueda de los elementos necesarios para la supervivencia familiar. Mantener la bandera roja podrá ser lo correcto y lo deseable en términos de salud pública, pero es desastrosa para nuestra economía. Por otra parte, relajar las medidas, sería una irresponsabilidad ¿en dónde se encuentra el punto medio?
Infortunadamente, ambas posibilidades aumentan la polarización social, y si a ello agregamos que nos encontramos en el inicio de un año electoral, estamos juntando todos los ingredientes que nos puedan conducir a una crisis sin precedentes. Por ello mismo, se hacen necesarias, la mesura, la conciliación, la serenidad y la sobriedad. Aquel que sea capaz de ponerlas en práctica, se convertirá en un actor principal en la agenda inmediata de nuestro país.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes