Connect with us

Economía para Principiantes

El fantasma de la estanflación

Si algo sabemos los mexicanos es que, cuando sube la gasolina, todo sube en cascada.

Avatar

Published

on

En una de las tantas crisis económicas por las que ha atravesado el capitalismo mundial, se acuñó la frase “estanflación”, que hacía referencia a un periodo de tiempo en el que la inflación aumentaba, pero la economía, simplemente no crecía; es decir, la conjunción del estancamiento con la inflación. La semana que recientemente concluyó, se registró un alza inesperada en algunos precios, lo que aumentó la inflación, al tiempo de que se dieron a conocer una mayor pérdida de trabajos formales, una baja en nuestras exportaciones y en general, un no crecimiento de la economía.

Si somos estrictos, podríamos afirmas que, estamos atravesando por un periodo de estanflación. Lo que preocupa de la inflación, es que la misma aumentó de manera subyacente. Cuando nos referimos a Subyacente, quiere decir que estamos hablando de aquellos productos que son los de mayor consumo entre la población, como los alimentos, los combustibles, las colegiaturas, etc.

En síntesis, la inflación subyacente mide lo que realmente consumimos los mexicanos y hace a un lado productos que, si bien es cierto que están incluidos en el Índice Nacional de Precios al Consumidor, se encuentran muy lejos de poder ser consumidos por el mexicano promedio. Por eso, nos pega a todos por igual. Es probable que la inflación baje en las próximas semanas, aunque ello dependerá en mucho del precio de la gasolina.

Si algo sabemos los mexicanos es que, cuando sube la gasolina, todo sube en cascada. También influirán las vacaciones de semana santa y cuanta gente salga a orearse, ya que ese empujoncito a la economía puede ayudar a su reactivación, pero también puede tener su efecto inflacionario. La estimación de los expertos es que este año creceremos entre 3.5 y 4.5%, pero con respecto al año anterior, que como sabemos, fue desastroso. Si no controlamos la inflación, nuestro crecimiento real será cercano a cero y seguiremos estancados. Más allá de eso, la realidad es que la pandemia tendrá como consecuencia, en el mejor de los casos, que nuestra economía regrese a los niveles que tenía en 2016.

El peor de los escenarios sería que la inflación se nos fuese por arriba de lo planeado y que el crecimiento se siguiera retrasando por causas de la pandemia, entonces sí se confirmaría que la estanflación por la que estamos atravesando dejara de ser pasajera y se instalara de manera permanente. Generalmente, los años electorales traen consigo una derrama económica debido a los gastos de las campañas y de los candidatos, y eso ayudará a la reactivación económica, pero la clave estará en la velocidad con la que nuestro gobierno vacune a la población.

Las naciones europeas y los Estados Unidos de Norteamérica nos han mostrado que existe un efecto proporcional entre el número de vacunados y el crecimiento económico, por lo que la solución está a la vista. Tal vez por ello, el presidente acaba de anunciar que marinos y militares se sumarán a las tareas de vacunar, porque urge hacerlo, so pena de perpetuar nuestra estanflación.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes