Connect with us

Economía para Principiantes

Primero mis dientes y después los de mis parientes…

La negativa estadunidense, es una invitación a que otras naciones si respondan al llamado mexicano.

Avatar

Published

on

Para muchos es criticable, pero a nosotros nos parece perfectamente lógica la postura del gobierno de los Estados Unidos respecto a no “prestarnos” vacunas contra el COVID-19, bajo la lógica que en México conocemos como “primero mis dientes y luego los de mis parientes”.

La obligación de cada gobierno es la de velar por los intereses de sus ciudadanos, y si dimensionamos las cifras, tanto de casos activos, como de los decesos a causa del SARS- Cov-2, podemos darnos cuenta de la lógica en la decisión norteamericana, acerca de garantizar, en primer término, que los ciudadanos de ese país reciban las dosis necesarias para garantizar la “inmunidad de rebaño”. En términos numéricos, los Estados Unidos han registrado 29.4. millones de casos positivos y 532 mil decesos. Tan solo California lleva un recuento de 3.62 millones de casos, cifra superior a todos los casos registrados en nuestro país. Texas y Florida, de manera individual, es lo mismo, sus casos son más a nivel estatal que los registrados en todo México.

Ahora bien, nos parece un error estratégico el haber hecho pública nuestra petición al presidente Biden, sin haber hecho las consultas previas pertinentes, o como lo conocemos en el argot mexicano, sin “haberlo planchado”, lo que le puede restar puntos importantes a nuestro canciller. Bajo ningún escenario debimos colocar a nuestro presidente en la posición de pedigüeño, sin haberlo consensado antes, a menos de que se haya tratado de una “ocurrencia” fraguada sobre la marcha, no hay justificación alguna de habernos expuesto al rechazo público.

Por otra parte, esa acción develó una realidad que no hemos querido aceptar: no tenemos las vacunas suficientes ni la certeza de que las tendremos en el corto plazo, lo que significa que el objetivo de vacunar a los mexicanos, puede no cumplirse en el presente año y que eso nos lleve hasta el 2022, con todo lo que ello significa.

Eso va de la mano con otro tema fundamental: la reactivación económica. La gran mayoría de analistas vaticina un crecimiento del PIB para 2021 que rondará entre los 3 y 4 puntos, pero son proyecciones sobre la base de un alto nivel de vacunación y un regreso a la normalidad relativamente rápido. Si no conseguimos las vacunas necesarias y las aplicamos además de los adultos mayores, a la población económicamente activa, el resultado será lógico: sufriremos de nueva cuenta las consecuencias económicas.

Ahora bien, la negativa estadunidense, es una invitación a que otras naciones si respondan al llamado mexicano. La influencia rusa crecería si “generosamente” envía más vacunas SPUTNIK, o si los Chinos hacen lo mismo con su “SINOVAC”. Aún más allá, los cubanos acaban de anunciar que enviarán 100 mil de dosis de su vacuna “Soberana” a Irán.

Sea como sea, urge concretar acuerdos para contar con las vacunas suficientes, lo que representa una oportunidad invaluable para Marcelo Ebrard, quien, de lograrlo, se colocaría en automático como el puntero en la carrera a la próxima presidencia.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes