Home Influyentes Colaboradores Impunidad, el sello de la inseguridad

Impunidad, el sello de la inseguridad

Impunidad, el sello de la inseguridad
0

Alejandro Zúñiga

El diagnóstico presentado hace unos días por la primera Fiscalía General de la República, a cargo de Alejandro Gertz Manero, revelan lo que ya todos sabíamos: que en México no ha cambiado nada en los últimos 100 años en materia de procuración e impartición de justicia.

Para el fiscal “prácticamente desde la Constitución de 1917 hasta estos últimos años, la Procuraduría General de la República y el Ministerio Público federal, estuvieron vinculados a un modelo de procuración de justicia, fundamentalmente al servicio de los intereses del poder y en contra de los derechos de las grandes mayorías de este país, y así lo hemos padecido todos los mexicanos”.

Confirmó que en los últimos años la PGR se convirtió en verdugo de sus enemigos políticos, mientras encubría a sus cómplices encumbrados en el poder.

Lo que todos los mexicanos, incluido usted apreciable lector, no solo sabía, sino también ha padecido de manera directa o indirecta.

El informe, presentado como el primer diagnóstico levantado en los primeros 100 días al frente de esa fiscalía, ratifica que la situación en materia de seguridad ha empeorado y, en consecuencia, los índices delictivos y de inseguridad se han disparado en México.

El reporte documenta un rezago de más de 300 mil averiguaciones previas y carpetas de investigación, 21 mil órdenes de aprehensión incumplidas y estima en un 70% el nivel de injusticia que vive el país.

Además, denuncia gastos injustificados de millones de pesos, anarquía e irracionalidad total en el uso, destino y manejo de recursos públicos y la infraestructura de la entonces PGR.

Acusa corrupción en el manejo de la flota aérea, compras injustificadas millonarias de aeronaves y de drones sin estimar y documentar los beneficios.

El aumento del crimen organizado y de los índices delictivos en México, solo puede explicarse al amparo de la corrupción, traducida en complicidad entre autoridades y bandas delictivas que pagan protección para garantizar su operación.

Sin ese pacto perverso, basado en la extorsión, a la delincuencia le sería imposible operar con tanta libertad, descaro y eficiencia, pero, sobre todo, con absoluta impunidad en cualquier parte del país, como lo hace ahora.

Aquí, en la Ciudad de México, el aumento de circulación de dinero ilícito, producto de la operación protegida de la delincuencia, genera todos los días historias de muerte, terror e impunidad flagrante.

Policías que custodian con su patrulla a secuestradores, agentes desarmados por civiles que huyen en lugar de detener a los agresores, asesinatos a mano armada a plena luz del día sin que nadie haga nada para evitarlos.

Pero también robos con violencia casas, transeúntes, en el transporte público y privado, a tiendas, joyerías, bancos, delitos que son vistos por todos, menos por las autoridades.

Son innumerables e inconcebibles historias de horror las que leemos y vemos todos los días en redes sociales y medios de comunicación, las cuales documentan la complicidad de las corporaciones policíacas con la delincuencia.

En el marco de su primer informe, Gertz Manero ofreció cambios legislativos de fondo, de operación policiaca y política pública interesantes y que podrían contribuir a empezar a cerrarle el paso a la corrupción existente entre delincuentes y cuerpos de seguridad.

La 4T tiene la gran oportunidad de cambiar las nefastas tendencias de 100 años de corrupción, injusticia e impunidad política y policiaca.

La pelota está en su cancha y después de un diagnóstico tan certero, la solución está en sus manos. Veremos si pasan a la historia como el primer gobierno que derroca la impunidad o pasa a ser un aliado más de la delincuencia para profundizar la inseguridad que hoy nos tiene aterrados.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.