Home Influyentes Colaboradores LA ANTÍPODA OSCURA / Mano morena en el TSJ

LA ANTÍPODA OSCURA / Mano morena en el TSJ

LA ANTÍPODA OSCURA / Mano morena en el TSJ
0

Alberto Cuenca

Dentro del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad la disputa por el poder está muy candente. En el proceso se nota una mano negra o, más bien, Morena.

Tres grupos pelean por la presidencia de la institución, la cual se renovará a partir de una elección en donde votarán 80 magistrados y que se realizará este viernes 9 de noviembre en sesión pública de ese órgano autónomo.

La semana pasada quedaron registrados para la contienda cinco candidatos: los magistrados Rosalba Guerrero Rodríguez, Celia Marín Sasaki, Rafael Guerra Álvarez, Manuel Díaz Infante y el actual presidente del Tribunal, Álvaro Augusto Pérez Juárez, quien busca una reelección con visos de ilegalidad.

Son estos tres últimos, junto con sus respectivos clanes, quienes mantienen la batalla más encarnizada, con acusaciones de por medio y descalificaciones operadas desde fuera.

Guerra Álvarez, quien con éste va por su segundo intento de ser presidente, tiene el apoyo de Morena y de Andrés Manuel.

Hace 13 años, como abogado, Guerra fue litigante de Obrador durante el proceso de desafuero que enfrentó el entonces Jefe de Gobierno. El cargo como magistrado se lo debe a Marcelo Ebrard, quien lo impulsó en el sexenio en que éste fue mandatario capitalino.

Guerra goza también de una cercana amistad con Rosa Icela Rodríguez, la próxima secretaria de Gobierno en la administración de Claudia Sheinbaum.

En el otro bando está Manuel Díaz Infante, un priista que como mayor mérito en este proceso está tener de su lado al ex presidente del TSJDF y actual embajador en los Países Bajos, Edgar Elías Azar.

El actual presidente del Tribunal, Álvaro Augusto Pérez, complementa el grupo de aspirantes, pero en detrimento de él mismo el magistrado quiere reelegirse, a pesar de que el artículo 35 apartado B de la Constitución capitalina se lo prohíbe.

Pérez Juárez busca la reelección amparado en el artículo tercero transitorio de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Ciudad, en donde se establece que dicho ordenamiento entrará en vigor el 1 de julio de 2019, por lo que según su propia interpretación le resulta aplicable el artículo 33 de la Ley Orgánica del Tribunal Superior de Justicia del extinto DF, en donde se establece que el presidente durará en su cargo tres años y podrá reelegirse.

Pero al parecer Augusto no sólo tuerce la ley para tratar de reelegirse, pues trascendió que sorpresivamente en septiembre los magistrados recibieron un bono por 190 mil pesos. A mediados de octubre, cuando en una sesión privada del Pleno del organismo se puso sobre la mesa la intentona de reelección, Augusto recibió el apoyo de 43 magistrados. El bono habría cumplido su objetivo.

Como hace tres años, durante la renovación de la presidencia del TSJ, otra vez apareció en escena el abogado y ex diputado constituyente por Morena Javier Quijano. Aquella vez lanzó sus dardos contra el intento de reelección de Edgar Elías Azar; ahora sus críticas fueron hacia Álvaro Augusto Pérez.

Quijano entregó ahora una carta a Augusto pidiéndole que no se reelija, pues ello violaría la Constitución. El magistrado presidente no le hizo caso y registró su aspiración, pero el de Morena dijo que recurrirá al amparo para impedir la reelección de Pérez Juárez.

Augusto no tiene el respaldo del Jefe de Gobierno, como hace tres años sí lo tuvo Edgar Elías de parte de Miguel Ángel Mancera. De persistir en su ánimo de repetir, el magistrado estaría confrontado contra la clase política que gobernará la Ciudad en el próximo sexenio.

Veremos si vale soltar bonos extraordinarios para lograr la reelección, pues las estrellas parecen alinearse por Rafael Guerra.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.