Home Política y Gobierno Capital Político La farsa de Gabriela Cuevas

La farsa de Gabriela Cuevas

0

En abril de 2005, cuando Andrés Manuel López Obrador iba a ir a la cárcel acusado de desacato por desobedecer una orden judicial para devolver un terreno expropiado ilegalmente por su gobierno, dos diputados locales del PAN evitaron su encarcelamiento.

Ellos eran Jorge Alberto Lara, diputado por Tlalpan, y Gabriela Cuevas Barrón, diputada por Miguel Hidalgo, quienes pagaron una fianza de dos mil pesos para evitar que López Obrador se convirtiera en mártir desde el Reclusorio Norte.

Los dos legisladores blanquiazules, incluso, se habían amparado contra El Peje, quien les impidió la entrada a las conferencias mañaneras que durante su estancia al frente del entonces Gobierno del Distrito Federal daba cada día.

Con esa acción tanto Lara como Cuevas impidieron que el tabasqueño pisara la cárcel y se convirtiera en mártir, y que desde ahí iniciara su campaña para la Presidencia de la República en 2006.

Todo lo hicieron —según declaró Cuevas en ese entonces— con la anuencia de Felipe Calderón, quien buscaba llegar a Los Pinos por el PAN, pues argumentaban que no existía paralelismo entre El Peje y los personajes históricos con los que se quería comparar.

Porque López Obrador se decía —lo hace hasta la fecha— adorador de Benito Juárez.

“Al jefe de Gobierno no le gusta cumplir la ley…

“Que enfrente el juicio y la ley en libertad, ya no queremos que siga utilizando ni las instituciones ni los recursos públicos para manipular y guardar sus propios errores, mucho menos para hacer un proceso de engaño para la ciudadanía”, expresó Cuevas.

Así pensaba entonces de López Obrador, quien en respuesta los calificó de cobardes y tramposos por haber pagado su fianza.

Bueno, esa misma panista, que después fue delegada en Miguel Hidalgo, diputada federal y más tarde senadora, anunció ayer que dejará al PAN para apoyar al tabasqueño en su lucha por la Presidencia de la República en julio próximo.

“He decidido, con la misma convicción democrática, unirme al movimiento plural al que ha convocado el licenciado Andrés Manuel López Obrador. Mi propósito es persistir en la lucha por una democracia más justa y más libre en nuestro país”, dijo.

Su salida se da después de no haber sido considerada por su partido para competir de nuevo en Miguel Hidalgo

La senadora Cuevas fue parte de la bancada panista que acusó a El Peje de corrupto por permitir que tanto su secretario de Finanzas, Gustavo Ponce Meléndez, como su secretario particular, René Bejarano, fueran corrompidos por el empresario Carlos Ahumada.

Ahora resulta que de la noche a la mañana la senadora se volvió pejista y olvidó todo lo que decían tanto ella como su exjefe Calderón del tabasqueño. Es más, hasta está dispuesta a apoyar a Víctor Hugo Romo en Miguel Hidalgo, quien se la tenía jurada.

A qué Gaby, tan joven y con principios tan elásticos… porque su partido no le quiso regalar otro hueso se olvida de ideologías; a ver quién se la cree.

CENTAVITOS… Y hablando de Bejarano, quien criticaba a López Obrador por boicotear a sus propios militantes, sigue vendiendo la idea de que el PRD se desangra y que él es el artífice de ello. Parece que el viejo profesor es el único que no se da cuenta de que ya nadie se traga eso de que aún mueve a las masas. Bejarano ya no trae nada y todo mundo en Morena lo sabe, por eso busca hacerse notar, aunque los pejistas preferirían que se guardara un poco para no tener que cargar con sus negativos.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/adrian-rueda/2018/01/22/1215146

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.